Saturday, October 1

Arenas, el ‘último mohicano’ del congreso de Aznar en Sevilla


Sevilla
Actualizado:

Guardar

No ha perdido el tratamiento público que alcanzó como ministro de Trabajo del Gobierno de José María Aznar y sigue siendo el factótum del PP andaluz. Javier Arenas Bocanegra (Sevilla, 1957) creó el partido en Andalucía, lo construyó con sus propias manos desde que entró como concejal del PDP en el Ayuntamiento de Sevilla con 26 años. Desde entonces ha tenido un papel crucial en la derecha andaluza hasta el punto de haber llevado la gaviota a pueblos en los que el partido más moderado era el Comunista.

Edificó el PP en cada rincón de la Comunidad, desde las grandes capitales a las aldeas más recónditas de las zonas rurales, hizo miles de kilómetros a finales de los ochenta para conseguir afiliados puerta a puerta y, por lo tanto, conoce a cada militante por su nombre y se ha encargado durante décadas de que todos le deban algún favor.

Por eso es el único miembro de la generación que
refundó el PP en el Congreso de Sevilla de 1990 que mantiene su influencia intacta en su ámbito regional. Arenas fue el principal error de Pablo Casado y Teodoro García Egea en Andalucía.

Su estrategia de arrebatar el poder a los barones conquistando las provincias desdeñó la ascendencia de Arenas para centrarse en el debilitamiento de Juanma Moreno, pero el eterno líder oficioso de los populares del Sur ha estado trabajando subrepticiamente para el presidente de la Junta en los territorios que supuestamente tenía controlados la anterior cúpula de Génova, de manera que en esas zonas el partido está de nuevo bajo su control. Casado olvidó que Arenas había sido secretario general del PP con Aznar, un tiempo en el que colocó a todos sus peones en el tablero andaluz.

Also Read  Washington maintains that Russia is preparing a total invasion of Ukraine

Respeto casi reverencial

Son muchos los que internamente llevan años clamando por su marcha definitiva de la política activa, pero ninguno de sus principales adversarios en el partido se atreve a decirlo públicamente. Le tienen un respeto casi reverencial. Porque todos son ‘hijos’ políticos de Javier y han crecido en el partido gracias a sus decisiones.

El sevillano ‘trabaja’ en la sombra desde que dejó la presidencia del PP andaluz, su último destino destacado desde que regresó a su tierra tras haber dirigido las carteras de Administración Pública y Presidencia.

El popular Javier Arenas Bocanegra, hace años, cuando era un joven concejal del PDP
El popular Javier Arenas Bocanegra, hace años, cuando era un joven concejal del PDP

Cuentan quienes le conocen bien que con un teléfono es capaz de ganar un congreso provincial en una tarde. Y que cuando venció por primera vez en la historia de la derecha en unas elecciones en Andalucía frente a la atávica hegemonía del PSOE, entró en una depresión que parecía ya insalvable para él porque el triunfo fue pírrico. No pudo gobernar.

La unión de las fuerzas de la izquierda le arrebató su sueño en aquellos comicios de 2012 y, de paso, acabó con su carrera institucional. Durante un periodo de transición le sustituyó Juan Ignacio Zoido, que tuvo que compatibilizar el cargo orgánico con el de alcalde de Sevilla, pero finalmente Rajoy eligió a Juanma Moreno para encabezar el nuevo proyecto del PP en Andalucía.

De entrada, aquel volantazo molestó a Arenas, pero Moreno hizo de manera inmediata una jugada maestra para tenerlo de su lado en un territorio en el que estar enfrentado al jefe histórico sólo podía traerle problemas. Lo designó senador por la Comunidad y le ha dado un sitio privilegiado en todos los órganos del partido. Arenas no tiene poder oficial, pero sí reconocimiento.

Also Read  Spain and Morocco open a new stage based on "permanent coordination"

A lo largo de toda su vida política ha sido siempre un hombre del aparato. El único momento en el que se ha enfrentado a la dirección nacional ha sido el de Casado.
La táctica de García Egea en las provincias fue especialmente cruenta en Andalucía porque Arenas promovió bloqueos que, si no sirvieron para frenar a los candidatos impuestos desde Madrid, sí lograron romper el partido para dar a Casado un poder muy frágil.

Javier Arenas y José María Aznar en presencia de Cristóbal Montoro y Manuel Fraga, en un congreso del PP en 1999
Javier Arenas y José María Aznar en presencia de Cristóbal Montoro y Manuel Fraga, en un congreso del PP en 1999

Juanma Moreno lo sabe y por eso le ha dado abrigo durante esta última década. Arenas ya no decide, pero interviene. Y el nuevo giro en el partido ha vuelto a otorgarle la posición de antaño entre los militantes. Alberto Núñez Feijóo es amigo personal. Tuvieron una relación muy estrecha cuando el gallego presidía Correos y el andaluz era ministro de Administraciones Públicas.

Todos los nombramientos que ha hecho el nuevo presidente del PP en los órganos nacionales procedentes de Andalucía son afines a Moreno por subrogación de Arenas. Y en Sevilla, su provincia, donde la batalla interna lleva años en un permanente alboroto, organizó personalmente a las huestes que habrían de enfrentarse a la candidata de García Egea, Virginia Pérez, flagrantemente orillada en el congreso que ha encumbrado a Feijóo a pesar de que se celebraba en su territorio. El factótum del PP andaluz ha perdido algunas batallas, pero siempre gana la guerra.

En todos estos años han desaparecido del mapa todos sus coetáneos: Álvarez-Cascos, Pilar del Castillo, Michavila, Montoro, Esperanza Aguirre, Ana Palacio, Loyola de Palacio, Piqué, Rodrigo Rato, Zaplana, Cospedal, Sáenz de Santamaría… La lista de nombres que han desaparecido del primer plano es muy larga. Pero el andaluz sigue ahí.

Also Read  Read the top five news stories for this Saturday, April 2, 2022

Mantiene sus viejos tics, saluda a todo el mundo, sigue recurriendo a su palabra mágica para llamar a la gente -‘campeón’- y está siempre en la foto principal de todos los actos importantes del partido. Es el ‘último mohicano’ de la política previa a la llegada de los populismos y personaje fundamental para Juanma Moreno en las próximas elecciones andaluzas por su capacidad de movilización. Por eso se le considera algo más que fundador de la gaviota en el Sur: es el creador de una filosofía de vida conocida como arenismo.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published.