Wednesday, April 17

China silencia las voces contra la guerra en Ucrania


CORRESPONSAL EN PEKÍN
Actualizado:

Guardar

Junto a otros regímenes comunistas como los de Cuba, Venezuela o Corea del Norte, China es uno de los pocos países que no ha condenado la invasión rusa de Ucrania, que ni siquiera define como tal. Al igual que al resto del mundo, la guerra parece haber pillado a contrapié a Pekín, que hace solo un mes acogía al presidente ruso, Vladímir Putin, como el invitado más «ilustre» a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno. Aprovechando su visita en plena tensión prebélica, Putin y el presidente Xi Jinping reforzaban su «amistad sin límites» firmando una declaración donde apoyaban mutuamente sus reivindicaciones, criticaban el «expansionismo de la OTAN» y cuestionaban el orden mundial encarnado por las democracias de Occidente.

Creyendo seguramente que Rusia no iba a invadir Ucrania, o que la contienda iba a ser tan rápida como corta, China ni siquiera recomendaba a sus 6.000 nacionales en ese país que salieran lo antes posible, como sí hacían otros Gobiernos ante los avisos de la Inteligencia estadounidense.

Para que Pekín le ayudara a detener el ataque, la Casa Blanca incluso compartió su información pero, según ha publicado ‘The New York Times’, parece que el régimen chino se la pasó a Moscú. Viendo que el conflicto se va a alargar y recrudecer, la Embajada china en Ucrania empezó este lunes a evacuar a sus primeros 600 nacionales, la mayoría estudiantes.

En medio de su creciente distanciamiento con Occidente por la pandemia del coronavirus, la guerra en Ucrania ha dejado en una
posición comprometida al siempre pragmático régimen de Pekín. Más interesada en la estabilidad internacional para seguir haciendo negocios y aumentando su influencia por todo el mundo, China hace encaje de bolillos diplomáticos con la invasión rusa. Aunque no la repudia para no romper su «amistad sin límites» con Putin y critica a EE.UU. y la OTAN por «avivar las llamas», reconoce la integridad territorial de Ucrania y empieza a desmarcarse de Moscú diciendo ahora que no es un «aliado», sino un «socio estratégico» con el que seguirá cooperando porque
está en contra de las «sanciones ilegales y unilaterales».

Also Read  Gas prices are now the most expensive they have ever been in US history

Publicadas por error las normas de censura

De igual modo, el régimen está silenciando en internet las voces a favor de Ucrania y en contra de la guerra lanzada por Rusia. Nada más empezar la invasión la semana pasada, un portal de la propaganda oficial, Horizon News, publicó por error las normas de la censura para la cobertura del conflicto. Entre ellas, no mencionar las palabras «guerra» ni «invasión» ni permitir comentarios contra Rusia ni a favor de Ucrania y Occidente. «De efecto inmediato para las notas en Weibo relacionadas con Ucrania, no publicar contenido antirruso o proocidental», rezaba la orden, que fue borrada rápidamente.

La misma suerte corrió una declaración contra la guerra firmada por cinco profesores universitarios de Pekín, Shanghái, Nankín (Nanjing) y Hong Kong, que empezaron a mover por las redes sociales en busca de apoyo popular. «Nos oponemos con fuerza a la guerra de Rusia contra Ucrania. La invasión rusa de un Estado soberano por la fuerza, sin importar cuántas razones o excusas pueda tener para sus actos, es una violación de las normas basadas en la Carta de las Naciones Unidas y una quiebra del sistema internacional de seguridad», afirmaba su comunicado. Además de «apoyar enérgicamente las acciones del pueblo ucraniano para defender su país», los catedráticos alertaban de que el «uso de la fuerza por parte de Rusia traerá la desestabilización de Europa y el resto del mundo» y pedían a Putin «parar la guerra y resolver las disputas a través de la negociación».

Celebración de la invasión y jaleos a Putin

Pero esta solidaridad con Ucrania y rechazo a Rusia son minoritarios en las redes sociales chinas. Espoleados por un nacionalismo cada vez más agresivo y antioccidental, la mayoría de internautas chinos están festejando la invasión y jaleando a Putin por enfrentarse a EE.UU., a los que consideran enemigo de ambos países. Mientras un ‘influencer’ con 12 millones de seguidores en Douyin (TikTok) instaba con rabia a «no tener empatía con Ucrania», otras hacían bromas soeces ofreciendo su ayuda solo a las refugiadas de ese país. Afortunadamente, también hay voces para la cordura. Tras un bombardeo ruso, un chino residente en Odessa, grababa un emocionado alegato a favor de la «gente corriente, que no quiere la guerra» y criticaba a Putin, quien «no tiene el apoyo de su pueblo».

Also Read  Soaring food prices push more Cargill family members on to world's richest 500 list | The super-rich

El debate se ha vuelto tan virulento que la Embajada china en Ucrania, que al principio había recomendado a sus nacionales lucir su bandera si había problemas, les ha pedido que no se identifiquen y eviten las discusiones políticas. Ante la ambigüedad del régimen y la proliferación de posturas radicales, su temor es que los chinos sean vistos tan enemigos como los rusos que invaden Ucrania.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *