Sunday, April 14

Cinco lecciones de la victoria de Trump en las primarias de Carolina del Sur


Actualizado

Donald Trump ha ganado sin problemas las primarias de Carolina del Sur, pero su rival por la nominacin del Partido Republicano a la presidencia de EEUU, Nikki Haley, no se va. A pesar de que el ex presidente ha conseguido el 60% de los votos, en lnea con la augurado por las encuestas, frente a solo el 40% de su rival, el persistentemente alto grado de apoyo de Haley supone una advertencia para Trump, ya que indica que una parte de los votantes del Partido Republicano sigue sin apoyarle.

Trump va camino de ser candidato oficioso dentro de diez das

El 5 de marzo es el Supermartes, con 15 estados celebrando las primarias republicanas. Con las nuevas normas del partido, impuestas por el equipo de Trump para evitar unas primarias eternas, el ex presidente va a obtener los 1.215 delegados necesarios para tener la nominacin asegurada en la Convencin de su partido.

Trump gana sin salir del autobs

En las ltimas tres semanas, el ex presidente solo ha realizado tres actos pblicos en Carolina del Sur (cuatro si se suma un acto con donantes que estaba cerrado al pblico). Y aun as ha ganado por el 60% del voto a una ex gobernadora de ese estado, nacida y criada en l. No hay nada que aadir a semejante exhibicin de fuerza.

Haley no es una amenaza para Trump en las primarias, pero s en noviembre

La ex gobernadora de Carolina del Sur solo ha conseguido un 40% del voto en su estado natal. El problema para Trump es que eso le da alas a Haley para, al menos, seguir hasta el Supermartes. Hay otro problema: la mitad de los votantes de Haley dicen que no votarn a Trump en las generales.

Also Read  Seasonal trends could be a drag on a stock market that needs a rebound

Eso es una amenaza para el presidente. Es ms, si Trump fuera declarado culpable en alguno de los cuatro casos penales que tiene pendientes, habra una desbandada mayor de sus votantes. El ex presidente tiene totalmente en la mano al pblico ‘MAGA’, como se conoce en EEUU a sus seguidores, por el eslogan de su campaa de 2016, “Volver a Hacer Grande a EEUU Otra Vez”. Pero si el 20% de los republicanos (o sea, la mitad de los que votaron por Haley) dice que no le van a votar, tiene un problema. Le ayuda, eso s, la catastrfica imagen que su rival, Joe Biden, proyecta.

Haley y Trump estn en guerra abierta

Haley sabe que no tiene ninguna posibilidad y que su carrera poltica est, casi con total certeza, tan liquidada como la de Liz Cheney, otra republicana de toda la vida que cometi la temeridad de oponerse a Trump. Ahora bien, el hecho de no tener nada que perder la est revelando como mucho ms peligrosa. Anoche lanz un “esto no es una eleccin al estilo sovitico, con un solo candidato”, en referencia a Trump. Hace una semana tir una carga de profundidad: si no gana las primarias (que no las va a ganar), tal vez no apoye a Donald Trump. No lo dijo claramente, pero s de manera indirecta: “El prximo presidente de Estados Unidos ser una mujer”. Eso da dos nombres: Kamala Harris o ella.

Haley ha prometido por activa y por pasiva – incluso firmando un documento que le present el Comit Nacional Republicano – que va a apoyar al ganador de las primarias, o sea, a Trump. Pero, si no lo hiciera, todas las opciones estaran abiertas, incluyendo una candidatura independiente o dentro del grupo No Labels, una extraa ‘cosa’ que empez como lobby en favor del dilogo poltico en un pas con una retrica guerracivilista y que ahora quiere transformarse en partido si es que encuentra a alguien que quiera ser candidato. Hasta ahora, se haba considerado a No Labels como un peligro potencial para Biden pero, si quien se presenta es Haley, lo sera para Trump.

Also Read  Egyptian regime criticized as climate activist arrested in run-up to Cop27 | climate crisis

Incluso en la era de internet, la poltica ‘puerta a puerta’ importa

Haley se ha puesto a hacer campaa en Carolina del Sur despus de haberse olvidado del estado del que fue gobernadora hasta hace siete aos, cuando Trump la llam para ser embajadora en la ONU. Y ahora sus paisanos le han cobrado un precio muy duro por haberles ignorado. La ONU o Washington estn muy bien pero, al final, como deca el histrico lder demcrata de la Cmara de Representantes de los ochenta, Tip O’Neil, “la poltica siempre es local”.




www.elmundo.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *