Saturday, February 24

Desastre de Carlos Sainz y Fernando Alonso en Ímola



Actualizado:

Guardar

El año de las esperanzas, el de los pronósticos de una rehabilitación de la Fórmula 1 en España, de la ilusión de dos pilotos de máximo nivel en carrocerías potentes, el curso del ‘Plan’ y del Ferrari dominador, avanza con tintes de ruinosa realidad y decepcionantes noticias. Carlos Sainz y Fernando Alonso no salvaron una salida impetuosa en la estrecha pista del Autódromo Enzo y Dino Ferrari. Mala suerte porque ninguna culpa tuvieron en los accidentes, pero casi un gafe se ceba con ellos. Es el segundo abandono de ambos en cuatro carreras de 2022, desastre con mayúsculas que, en el caso de Sainz todavía es peor. El Ferrari tenía ritmo y condiciones para optar al podio. Fue una tarde aciaga para su equipo: Leclerc hizo un trompo y se quedó sin podio, sexto.

Fin de semana pletórico para Verstappen, que consiguió la victoria y los puntos extra de la carrera esprint del sábado: 34 puntos en total, más que en las tres pruebas anteriores.

No hay consuelo para los españoles, la pareja de amigos en la que todos los aficionados confiaban para remontar el vuelo de un deporte que alcanzó cotas históricas e impensables con Alonso en sus sucesivas etapas hace más de una década.

Sainz anota su segunda retirada consecutiva. Después del accidente de Australia en el que, obvio, se quedó sin puntuar mientras su compañero Leclerc conseguía la victoria y la vuelta rápida (26 puntos), en Ímola vivió un segundo episodio delante de los hinchas italianos que sembraron el circuito de cavallinos y humo rojo.

Also Read  Shanghai puts whole city on lockdown as Covid cases arise | China

A Sainz se lo llevó por delante Ricciardo en una carambola en la que embistió al Ferrari número 55 de Sainz. En el colmo de los males, Ricciardo descubrió un camino de asfalto entre la grava y valla y se reintegró a la prueba. Sainz, por más que lo intentó, no pudo sacar el auto de la arena.

No dio tres curvas el piloto madrileño, al que la fatalidad le persigue en este inicio de año. Después de dos buenos trazos en Baréin y Arabia Saudí, el asunto se ha torcido en Australia e Ímola.

De Fernando Alonso se tuvo noticias del estropicio cuando empezó a ceder posiciones después del relanzamiento de la carrera por el coche de seguridad provocado por el golpe de Sainz y Ricciardo. Le pasaron tres bólidos en un abrir y cerrar de ojos y eso ya no era normal.

Cuando Hamilton se puso a su altura para rebasarle con el Mercedes renqueante que conduce este año, se descubrió el pastel. El pontón derecho del Alpine lucía un enorme boquete después de haber salido despedidas varias piezas unos kilómetros antes. A Alonso lo había golpeado la rueda trasera del Haas de Mick Schumacher y el Alpine, un coche frágil, había empezado a desintegrarse.

La campaña había arrancado en condiciones potables para Alonso, noveno en Baréin, pero se ha torcido sin remedio. Con nuevo motor en Arabia Saudí, tuvo que abandonar. Con otro motor más, el tercero en tres carreras, quedó último en Melbourne. El abandono de Ímola ratifica que, por unas cosas u otras, el curso se le ha quebrado al piloto asturiano.

Also Read  «Vivimos con la incertidumbre de si vamos a vivir mañana»

Es un buen termómetro para calibrar la atención local de una carrera sin españoles. Perdido el foco, en el fondo termina dando igual si Verstappen le pasa a Leclerc, o Russell le dobla en velocidad a su compañero Hamilton. Sin españoles en liza, el interés desciende inevitablemente.

Lo que sucede es una obra perfecta del campeón Max Verstappen, quien redondea el fin de semana soñado con los ocho puntos de la prueba al esprint, los 25 de la victoria del domingo y el punto de la vuelta rápida. Pleno para el holandés, que viajó sin oposición desdela salida.

El Red Bull tenía algo más en Ímola y se demuestra con el segundo puesto de Sergio Pérez, otro podio para el eficaz mexicano que conoce su posición en Red Bull y sabe que sus oportunidades también llegarán. Lando Norris se llevó el tercer escalón del podio con el McLaren revitalizado. «Tenía más velocidad Leclerc que yo», reconoce en la sala previa al podio.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *