Monday, January 30

El momento decisivo de la desinformación rusa


La hora de la verdad ha llegado. El gran ejército de medios y redes digitales que Vladímir Putin ha estado armando de forma tan laboriosa durante aproximadamente una década se enfrenta hoy a su momento decisivo: movilizar a la opinión pública mundial en contra de Estados Unidos y la Alianza Atlántica ante la más que probable invasión de Ucrania. Hoy, ese complejo entramado de portavoces, propaganda estatal, medios afiliados dentro y fuera de Rusia, columnistas, laboratorios de ideas y políticos afines en Europa y América, trabaja a pleno rendimiento afirmando de forma más o menos abierta que Rusia está en su derecho de invadir Ucrania, y que este último país sería pasto del neonazismo si no fuera por la intervención

 del Kremlin. El uso del español en esa estrategia es crucial, pues es la llave a una audiencia mundial de casi 600 millones de personas.

El 4 de febrero de 2022 el servicio en español de la cadena estatal rusa RT publicó uno de sus vídeos más osados, un repaso de más de 17 minutos de duración sobre las raíces, supuestamente hondas, del nazismo en Ucrania, en el que hasta se acusaba a un periódico digital español, ‘Eldiario.es’, de blanquear esa ideología totalitaria y extremista por no verificar adecuadamente a un entrevistado.

En ese vídeo, titulado ‘¿Impunidad neonazi en Ucrania? ¿Invento de Rusia o verdad incómoda?’, una subdirectora de RT (Inna Afinogenova) afirma, sustentándose en unos pocos testimonios e imágenes de extremistas, que en Ucrania el neonazismo «existe y gana terreno en buena parte por no hablar de ello», en referencia a un supuesto pacto de silencio más allá de Rusia para ocultar ese extremismo. Se obvia en el vídeo que en 2019 Ucrania se convirtió en el único país además de Israel en tener un presidente y un primer ministro judíos, y se oculta cualquier mención expresa a los 150.000 soldados que ha reunido Rusia ante Ucrania, o a los inminentes planes de Putin de ordenar una intervención militar en Ucrania, algo que hizo 17 días después.

El vídeo, que recoge el argumentario del Kremlin (en su discurso del 21 de febrero sobre Ucrania, Putin dijo que ese es un país en que «un nacionalismo neandertal y agresivo y el neonazismo se han elevado al rango de política nacional»), acumulaba en menos de tres semanas 325.600 visualizaciones en YouTube, y fue ampliamente compartido en redes sociales. El canal de YouTube en el que se publica, ‘Ahí les va’, también en español y afiliado a RT, acumula más de un millón de suscriptores.

Also Read  Former Haitian sports minister Evans Lescouflair accused of raping children | Soccer
La rusa Inna Afinogenova es subdirectora de la web de RT en español y tiene un canal en Youtube
La rusa Inna Afinogenova es subdirectora de la web de RT en español y tiene un canal en Youtube – ABC

En una estrategia de ampliación de tesis y contenidos bastante común en la desinformación rusa, pronto se hicieron eco del mencionado vídeo destacados comentaristas y opinadores, como el exteniente del Ejército español de Tierra Luis Gonzalo Segura, expulsado de las Fuerzas Armadas en 2015 y que tiene una buena relación con Podemos e Izquierda Unida, según han revelado medios como ‘El Confidencial’. En 2017, eurodiputados de aquellos dos partidos llevaron su caso hasta Bruselas alegando supuestas represalias contra él por denunciar presuntos casos de corrupción en el Ejército español.

En una larga tribuna, publicada también por RT en Español el 11 de febrero, Segura hizo referencia al vídeo antes mencionado y añadió: «La desinformación de los medios de comunicación españoles ha convertido a nazis, neonazis y ultras ucranianos en demócratas». Segura afirma que toda la prensa española, incluidos los diarios ‘El País’ y ‘El Mundo’, mienten por sistema al disfrazar en sus páginas a neonazis ucranianos de demócratas. En última instancia, lo que importa del artículo de Segura es la defensa de la tesis del Kremlin: que EE.UU. prometió tras la caída de la URSS que la OTAN no se expandiría al este, y que después incumplió su palabra y traicionó a Rusia.

De forma cada vez más frecuente, la desinformación rusa opera de ese modo: depende de opinadores, columnistas y políticos que amplifican las tesis del Kremlin dentro y fuera de los medios estatales como RT o Sputnik. Según los expertos, la razón es que esos medios han quedado muy expuestos por la abundancia de información en Europa y EE.UU. sobre sus acciones durante la anexión de Crimea en 2014; la injerencia en el referendo del Brexit y la victoria de Donald Trump en 2016, y el envenenamiento de Sergei Skripal en Reino Unido en 2018, entre otras crisis.

Según opina Tom Southern, un experto en desinformación y director de proyectos especiales del Center for Information Resilience, «RT y Sputnik están empleando Ucrania y el resto del espacio postsoviético para salir justo ahora a decir que todo es culpa de la OTAN, y que en el fondo es culpa de Ucrania». A la vez esos medios se apoyan en lo que él define como «tontos útiles», una serie de líderes de opinión y políticos que, de forma más o menos consciente, amplifican esas ideas que benefician al Kremlin en su estrategia irredentista y expansionista. Según Southern, el problema no son las tesis de esos opinadores, sino el hecho de que muchos de ellos conectan «con el ciudadano de a pie, con audiencias en muchas ocasiones gigantescas».

Also Read  «Pida usted la hoja de reclamaciones»

Un ejemplo es el del analista Bruno Lima Rocha. Minutos después del anuncio de Putin el 21 de febrero de que reconocía la independencia de las zonas separatistas prorrusas en Ucrania, RT y Sputnik llevaron al aire a este politólogo, que empezó su alocución diciendo que «el presidente ruso dijo lo obvio, que es imposible garantizar la seguridad de su país, y es imposible garantizar la seguridad de la población rusa en territorio ucraniano y dijo algo que la gente ignora, que la existencia mutua de Rusia y Ucrania es más antigua que la existencia de EE.UU.» Esas son las tesis que sin excepción RT y Sputnik llevan al aire y a su web, siempre acríticas con Putin y durísimas con Washington y Bruselas.

Según un informe del Departamento de Estado norteamericano publicado en enero de 2022 y titulado «El papel de RT y Sputnik en la desinformación rusa y el ecosistema de la propaganda», estos medios dan altavoz a este tipo de comentaristas que amplifican las teorías del Kremlin, pero supuestamente como voces externas e independientes. Se trata de una red de escritores y comentaristas compartida «con otros medios satélite con lazos directos con el estado ruso, algunos incrustados en el ecosistema de desinformación y propaganda rusa, y otros conectados de forma más vaga por medio de las narrativas que proponen».

Según estos medios, España vivía en un estado de fascismo permanente

Otro de esos comentaristas es Pepe Escobar, un politólogo ampliamente entrevistado en ambos canales que publica también en una web de nombre Fundación de Cultura Estratégica, la cual según EE.UU. gestiona directamente la inteligencia rusa. Escobar fue entrevistado por Sputnik el 22 de febrero, y allí acusó a Biden de ser «una marioneta» de los poderes fácticos americanos, incluida Hillary Clinton, a los que mueve «la rusofobia» y «el enfrentamiento con Rusia por todos los medios necesarios con un objetivo, que es cortar a Rusia de la economía europea». En el pasado, Escobar publicó también en ‘Global Research’, una web canadiense repleta de teóricos de la conspiración cercanos a Rusia, según el informe de EE.UU. antes mencionado.

Also Read  Liverpool v Everton is still a derby but cannot be considered a rivalry | Everton

Uno de los temas tratados por Escobar en ‘Global Research’ fue el de la crisis de la independencia catalana en 2017, y en un artículo dijo que España vivía en un estado de fascismo permanente, gobernada entonces por alguien a quien llamaba «Nano-Franco», es decir, Mariano Rajoy. Por lo demás, los lamentos de Escobar, en inglés, español o portugués, son los habituales de la desinformación rusa: imperialismo ‘yanqui’, excesos de la OTAN, victimismo ruso.

Esos sitios web mencionados antes, junto con otros, han conformado una red paralela de desinformación rusa, según el departamento de Estado norteamericano. Entre ellos están: ‘Global Research’, ‘News Front’, ‘South Front’, ‘Fundación de Cultura Estratégica’, ‘Geopolitica.ru’, ‘New Eastern Outlook’ y ‘Katheon’. Un análisis incluido en el informe antes mencionado de 173.000 mensajes de Twitter publicados en 2020 con enlaces a esos sitios refleja que un 4% de esos ellos fueron publicados desde España, uno de los principales países en su difusión, solo tras Reino Unido (16%), Rusia (9%), Canadá (7%), Japón (6%) y Francia (5%). Tras España están Chile y Venezuela, también con cerca de un 4%.

El informe advierte de la pujanza en español de ‘News Front’, un sitio web con contenido «centrado en narrativas y geopolítica prorrusa con respecto a EE.UU., Europa del Este y América Latina». Algunos ejemplos de sus titulares recientes: «Rusia dice que los intentos de Ucrania de resolver el conflicto de Donbass por la fuerza dan como resultado una tragedia incalculable», «La gente comenzó a morir en Ucrania tratando de mantenerse calientes en sus apartamentos», «En Kiev, contaron cómo Rusia y Estados Unidos ‘dividirán’ Ucrania».


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *