Sunday, January 29

El nivel de las reservas de gas en Alemania es «preocupante»


Corresponsal en Berlín
Actualizado:

Guardar

Un portavoz del Ministerio de Economía y Clima de Alemania reconoció ayer que el nivel de las reservas de gas, todavía con meses de invierno por delante, es «preocupante». Las cisternas alemanas están ahora mismo al 35 por ciento o 36 por ciento de su capacidad, por debajo del nivel crítico del 40 por ciento. Más del 55 por ciento de las importaciones alemanas de gas proceden de Rusia y
la tensión geopolítica sobre Ucrania está teniendo como consecuencia una reducción del suministro. El canciller, Olaf Scholz, ha garantizado que el suministro está «garantizado» para terminar el invierno, pero el informe ministerial afirma que con menos del 40 por ciento de las reservas Alemania no puede hacer frente a una ola de frío de siete días de duración y el Instituto de Economía DIW asegura que «si el conflicto de Ucrania se agrava y Rusia suspende el suministro, viviremos una crisis del gas con aumentos de precios que no solo resultarán difíciles para los consumidores, sino también para la economía».

El aumento de los precios ya se ha hecho sentir durante 2021. GASAG, uno de los mayores proveedores con sede en Berlín, ha duplicado sus tarifas para los nuevos clientes y otros proveedores, como Stadtwerke Pforzheim, la han quintuplicado. La red sufre cuellos de botella en el suministro desde el pasado otoño, cuando la empresa rusa Gazprom anunció los primeros cortes de suministro a Moldavia, en vigor desde el 1 de diciembre, como consecuencia de que la antigua república soviética no pagaba una deuda acumulada de 600 millones de euros. Moldavia, que cubre el 67 por ciento de su demanda con gas ruso, sufrió un déficit de unos 16 millones de metros cúbicos que trató cu comprar a Rumanía y Alemania, un aumento de la demanda que elevó los precios.

Also Read  Cómo te protege tu cerebro mientras duermes

El Nord Stream 2

Desde mediados de diciembre, las entregas de gas ruso a Alemania a través del gasoducto Yamal-Europa, a través de Bielorrusia, registraban también caídas. Los flujos en la estación de medición de Mallnow, en la frontera germano-polaca, eran de solo 366.734 kWh, frente a los 10.000.000 kWh de semanas anteriores. Moscú se sirve del cierre del grifo del gas para presionar a favor de la autorización de entrada en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 2,
que atraviesa el mar Báltico, 1.225 kilómetros de tuberías hasta la costa norte de Alemania con capacidad de suministrar 55.000 millones de litros cúbicos al año. La obra fue terminada en septiembre , pero actualmente sigue pendiente de la licencia necesaria para operar y su parálisis figura en el catálogo de posibles sanciones a Rusia por parte de la UE en caso de una escalda bélica en la frontera entre Rusia y Ucrania.

En caso de aplicarse esa sanción, Alemania pagaría un caro precio, porque ningún otro país europeo es tan dependiente del gas ruso y los expertos consideran que, de cara a 2030, esa dependencia no solo no disminuirá sino que habrá aumentado. Los proveedores de energía en Alemania, desde Uniper hasta Eon, han dejado claro en los últimos meses que el gas estadounidense no puede reemplazar el suministro ruso porque en Europa no hay suficientes terminales de GNL que puedan absorber ese gas extraído del ‘fracking’.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *