Saturday, January 28

El resultado electoral complica la gobernabilidad de Costa Rica


Madrid
Actualizado:

Guardar

Rodrigo Chaves ganó el domingo las presidenciales de Costa Rica con el menor apoyo logrado por el candidato vencedor en las tres últimas elecciones, en las cuales ha sido necesaria una segunda vuelta. En el balotaje Chaves obtuvo el 52,8% de los votos, frente al 60,6% y al 77,8% cosechado por sus predecesores en 2018 y en 2014, respectivamente, en un país donde no está permitida la reelección consecutiva del máximo mandatario. También hubo un aumento de la abstención, que llegó al 42,8%.

Esto refleja un liderazgo limitado que tendrá dificultades para gobernar, teniendo especialmente en cuenta que el Partido Progreso Social Democrático (PPSD) de Chaves solo obtuvo 10 de los 57 miembros de la Asamblea Legislativa. Costa Rica, el país con los mayores estándares democráticos de Latinoamérica, junto con Uruguay, tiene un régimen parlamentario unicameral.

También el presidente saliente, Carlos Alvarado, llegó al cargo en 2018 con únicamente 10 diputados de su Partido de Acción Ciudadana (PAC), pero en su caso el mayor apoyo en la segunda vuelta y su carácter más institucional acabaron por consolidar un gobierno que, no obstante, también tuvo serias dificultades en sus comienzos. Además, el mayor grupo opositor, el Partido Liberación Nacional (PLN), se
encontraba en las últimas legislaturas en descenso, tras la escisión que sufrió con la constitución del PAC para las elecciones de 2014, pero ahora ha vuelto a hacer pie: su candidato, el expresidente José María Figueres, ganador en la primera vuelta, sumó el 47,1% de los votos en el balotaje, y subió a 19 diputados en la Asamblea. Todo indica que el PLN va a ejercer su función opositora con contundencia, especialmente ante posibles deslices populistas del nuevo gobierno.

Also Read  Google removes Android apps with spyware linked to US security agencies

Si en 2014 el voto al recién creado PAC tuvo un cierto carácter «antiestablishment», al romper el histórico bipartidismo entre el PLN, de centroizquierda, y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), de centroderecha, en 2018 el PAC se convirtió en el oficialismo frente al voto más bien antisistema del candidato evangélico Fabricio Alvarado, que perdió en la segunda vuelta. Chaves, un economista algo controvertido, ha encarnado ahora esa misma lucha contra la corrupción atribuida a las familias políticas tradicionales.

Empleado del Banco Mundial en las últimas décadas y alejado de las cuestiones de Costa Rica, Chaves volvió a su país al ser designado ministro de Hacienda por Carlos Alvarado, quien seis meses después le despidió por diferencias programáticas. Aunque la sólida reputación del Banco Mundial y la seriedad que suele acompañar a la cartera de Hacienda podrían hacer considerar a Chaves como un político riguroso y solvente, en realidad este ha dado a su campaña un cierto tono populista, presentándose como un candidato no convencional y dispuesto a doblegar el brazo a los medios de comunicación. En este sentido, ha presentado como conspiración las acusaciones vertidas contra él, no formalizadas en ningún tribunal, sobre posible comportamiento sexual inapropiado con mujeres de equipos con los que trabajó en el Banco Mundial, especialmente en el desarrollo de proyectos en Asia.

Chaves ha hecho un llamamiento al consenso nacional para superar la natural confrontación política de la campaña electoral, pero está por ver cómo encara su gobierno. La situación económica de Costa Rica no es especialmente complicada, pero en cualquier caso se ve afectada por el adverso clima internacional. Superada la directa afectación de los efectos de la pandemia, el Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento del PIB costarricense del 3,6% para este año y del 3,3% para el próximo. La tasa de paro puede ser algo más problemática, pues está en torno al 13%. La inflación, aunque en ascenso (el FMI la calcula de momento en un 4,8% del PIB), probablemente no llegue a ser tan elevada como en muchos países de la región, dado el menor peso del componente energético, pues Costa Rica es una de las naciones con mayor cuota de producción eléctrica a partir de las renovables.

Also Read  Russia-Ukraine war: Mariupol evacuations set to continue; explosions reported in Russian city of Belgorod – live | Russia

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *