Wednesday, October 5

Exboxeador boricua Félix Verdejo se declara oficialmente no culpable de secuestrar y asesinar a Keishla Rodríguez Ortiz en Puerto Rico



El exboxeador puertorriqueño Félix Verdejo se declaró no culpable este martes por el secuestro y asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz, con quien mantenía una relación no oficial y estaba embarazada al momento de los hechos.

El reporte del periódico El Vocero indica que esta es la segunda vez que Verdejo se declara no culpable del crimen que conmocionó a Puerto Rico y al mundo.

En mayo del 2021, el expúgil, procesado por las autoridades estadounidenses en Puerto Rico, ya había asumido no culpabilidad en la vista de lectura de cargos. Lo anterior significa que oficialmente Verdejo enfrentará juicio por los cuatro cargos federales que enfrenta.

En la audiencia ayer de lectura de acusación formal a la que acudió solo el abogado del exdeportista, José Irrizary Pérez; la defensa notificó a la magistrada Camille Vélez Rivé sobre el pliego de no culpabilidad al que se acogió su cliente.

Tanto Verdejo como su presunto cómplice, Luis Cádiz Martínez, enfrentan cargos por “carjacking” que resultó en muerte, secuestro que resultó en muerte, uso de un arma de fuego durante la comisión de un delito y asesinato de un infante nonato, en referencia al bebé que Rodríguez Ortiz cargaba en su vientre.

La comparecencia de ayer se dio luego de que la fiscalía federal decidiera no pedir la pena de muerte para el exboxeador y el coacusado en caso de que resulten convictos.

A finales de enero, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció su determinación tras meses de espera, aunque sin explicar las razones que pesaron en la decisión.

“Los Estados Unidos de América (el Ministerio Público) notifica a la corte que no buscarán la pena de muerte en el caso contra Félix Verdejo-Sánchez y Luis Antonio Cádiz-Martínez”, lee la notificación firmada por el jefe de los fiscales federales en la isla, Stephen Muldrown.

Also Read  Tarragona desplaza a Andalucía como puerta de entrada del hachís a Europa

Verdejo y Cádiz-Martínez ahora se exponen a una sentencia de cadena perpetua en caso de ser declarados culpables por el secuestro que resultó en la muerte de Rodríguez Ortiz y del bebé que estaba por nacer.

Cádiz Martínez, quien confesó los hechos a agentes federales y básicamente testificó en contra de Verdejo, enfrenta hoy su vista de lectura de acusación. De acuerdo con el reporte de El Vocero, su abogado José Aguayo, ya notificó al tribunal por escrito que también renunciará a su derecho a comparecer a la audiencia. Asimismo, el acusado, por medio de su representante legal, se declarará no culpable en todos los cargos.

Cádiz-Martínez detalló a las autoridades lo que ocurrió el 29 de abril del 2021, el día en que Verdejo acordó encontrarse con Rodríguez Ortiz, de 27 años, para mostrarle los resultados de una prueba sangre que confirmaba su embarazo del púgil.

Según la evidencia con la que cuentan los investigadores que fue sustentada con el testimonio de Cádiz Martínez, Verdejo le propinó varios puños en la cara a la víctima, le inyectó una mezcla de heroína y fentanilo que la dejó inconsciente, la amarró sus manos y pies, antes de ambos trasladarla en el baúl de su guagua Dodge Durango hasta el puente Teodoro Moscoso, en la zona metropolitana entre San Juan y Carolina. Desde allí, lanzaron su cuerpo a la laguna San José. Verdejo le habría disparado en al menos dos ocasiones a Rodríguez Ortiz, sin alcanzarla, mientras su cuerpo se precipitaba al agua.

Además de las declaraciones del compinche, las autoridades federales cuentan con registros telefónicos entre el acusado y la víctima, videos de seguridad del puente Teodoro Moscoso y un casquillo de bala encontrado cerca del lugar donde lanzaron el cuerpo.

Also Read  Fed set to raise rates despite Ukraine war

Te puede interesar:

Popularidad de exboxeador boricua Félix Verdejo pudo haberlo salvado de la pena de muerte por asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz en Puerto Rico


eldiariony.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.