Thursday, February 22

Francia elimina a un destacado terrorista islamista en Mali


Corresponsal en París
Actualizado:

Guardar

Un comando de la operación ‘Barkhan’ ha abatido en el norte de Malí al coordinador financiero y logístico del grupo yihadista Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI), cuando los mercenarios de la ‘empresa’ rusa Wagner se han consolidado como guardia pretoriana del gobierno de Bamako, la capital, al sur de un Estado que se ha convertido en un pudridero militar, étnico y terrorista.

La Junta militar que gobierna Malí desde el verano de 2021
pidió a Francia en febrero la retirada «inmediata» de los 5.000 soldados franceses estacionados en su territorio desde 2014. Iniciada la lenta, compleja y peligrosa retirada, los comandos franceses siguen su lucha contra la tela de araña de organizaciones terroristas islámicas que operan en Malí, sus estados vecinos y buena parte de la gigantesca franja desértica de Sahel.

Estrategia militar

La noche del 25 al 26 de febrero, una semana después del inicio de la muy lenta retirada de las fuerzas de ‘Barkhan’, un comando francés, con apoyo logístico de drones y helicópteros, abatió a un dirigente histórico de AQMI, el yihadista argelino Yahia Djouadi, alias Abou Ammar al Jazair.

En París, el Ministerio de la Defensa y los Ejércitos dio la noticia de la muerte del terrorista islámico a última hora de la mañana del lunes, con este comentario: «En el plano militar, la neutralización confirma la eficacia de la estrategia militar de la fuerza ‘Barkhan’. Se trata de un cuadro histórico de varias organizaciones terroristas islámicas». Dicho de otro modo: Francia estima que la lucha contra el yihadismo, en África, a las puertas el Magreb y el Mediterráneo, sigue siendo una necesidad militar imperiosa.

Also Read  'That was my beloved son': family of Patrick Lyoya say police killed their son in an 'execution' | US policing

La personalidad de Abou Ammar al Jazair ilustra. por sí sola, las metamorfosis y amenazas más inmediatas de los terrorismos islámicos que operan en Sahel y todo el Magreb, en la costa sur del Mediterráneo, a pocas horas de todos los puertos europeos, de Atenas a Algeciras, pasando por Nápoles, Marsella y Barcelona. El yihadista nacido en Argelia se inició a finales del siglo pasado en la «lucha» contra Francia formando parte del Grupo Islámico Armado (GIA), para integrarse durante los últimos veinte años en sucesivos grupúsculos, entre Argelia y el corazón de Sahel, en Malí.

Al servicio de sucesivos emires y dirigentes de varios grupúsculos yihadistas, Abou Ammar al Jazair participó en atentados que se cobraron numerosas víctimas en África, intentando favorecer la expansión hacia el norte, hacia Argelia, Túnez y Marruecos, de sus proyectos subversivos.

La operación ‘Barkhan’ y sus 5.000 soldados -franceses, con apoyo de varios aliados europeos, entre los que se encuentra España- tenía por objeto combatir la expansión hacia el norte de las bandas yihadistas africanas. Exigiendo la retirada inmediata de esos soldados, estacionados en su territorio, los militares golpistas que tienen el poder en Bamako, la capital de Malí, ofrecieron un «respiro» a varias bandas yihadistas, amenazantes para la seguridad regional.

La neutralización del yihadista nacido en Argelia es percibida en París como un triunfo táctico, confirmando el nuevo rostro que tiene la amenaza terrorista islámica.

Mercenarios rusos

Emmanuel Macron anunció en su día que la retirada de las tropas de ‘Barkhan’ debe prolongarse durante varios meses, para tomar posiciones al norte de Malí, primero, en Mauritania u otros países fronterizos, más adelante. La guerra yihadista y antiyihadista seguirá su propio curso, cuando
los mercenarios rusos de ‘Wagner’, propiedad de un «empresario» amigo de Vladimir Putin, se han convertido en una fuerza de presión e influencia. Oficialmente, los mercenarios rusos solo son una suerte de la guardia pretoriana de Assimi Goita, el coronel del Ejército de Tierra maliense que asumió el poder, tras el golpe de Estado, como líder de un Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP). Esa función policial ofrece a Putin una baza importante: los mercenarios rusos pueden favorecer, en todo momento, maniobras y acciones que el dirigente ruso crea deseables para mover sus peones en el corazón del continente africano.

Also Read  Goodbye Ramsay Street? Why we're not ready for Neighbors to end | neighbors

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *