Monday, November 28

Huawei MatePad Pro de 12,6″, análisis y opinión



Huawei MatePad Pro de 12,6″ es la joya de la corona de Huawei en el segmento de las tabletas profesionales. La gama MatePad es un clásico en el catálogo de Huawei, pero ahora crece en pulgadas y rendimiento para acercarse al público profesional.

Hemos estado probando la MatePad Pro de 12,6″ durante algunas semanas y en este análisis te contamos nuestra experiencia de uso en tareas de ofimática y ocio. ¿Estará a la altura de las expectativas?

Hace solo unos días analizábamos la Samsung Galaxy Tab S8 Ultra equipada con el Snapdragon 8 Gen 1 y una pantalla de 14,6”. El iPad Pro de 12,9” con el Apple Silicon M1 también había pasado por nuestra mesa de pruebas, por lo que le toca el turno a la última tableta de la tríada que llega con el precio más económico de todas ellas con 699 euros.

Huawei MatePad Pro de 12,6″
Pantalla OLED FullView de 12,6 pulgadas | Resolución WQXGA de 2.560 x 1.600 píxeles | Densidad de 240 ppp
Procesador HUAWEI Kirin 9000E | GPU Mali G78
Memoria RAM y almacenamiento 8 GB | 256 GB UFS 3.1 | Ampliable con tarjeta NM
Cámaras Principal: 13 Mpx f/1.8 | Ultra gran angular: 8 Mpx f/2.4 | Sensor de profundidad 3D
Cámara Frontal 8 Mpx f/2.0
Batería 10.050 mAh | Carga rápida SuperCharge de 40 W | Carga inalámbrica de 27 W y carga inalámbrica inversa de 10 W.
Sistema operativo HarmonyOS 2
Conectividad WiFi 6 (802.11 ax) | Bluetooth 5.2 | -GPS, Glonass, BDS, Galileo | Huawei Share
Sonido 8 altavoces | 4 micrófonos
Dimensiones y peso 286,5 x 184,7 x 6,7 mm | 609 gramos
Precio 699 euros

Análisis de Huawei MatePad Pro de 12,6″ por apartados:

Sobria, elegante y muy completa en cuanto a accesorios

Hubo un tiempo en el que parecía que las tabletas iban a desbancar a los portátiles como dispositivos de movilidad y había tabletas hasta debajo de las piedras. El mercado se estabilizó y solo quedaron las propuestas más sólidas que se han mantenido en la brecha todos estos años.

Las Huawei MatePad se han mantenido en el mercado reinventándose con cada nueva generación y ahora nos llega una nueva propuesta mucho más seria que sí se enfoca a sustituir a los portátiles en algunas tareas de productividad.

La Huawei MatePad Pro de 12,6″ llega con el empaque y la elegancia de un alto ejecutivo ofreciendo un diseño elegante y moderno que apuesta por la calidad del aluminio de color gris para una trasera que peca de excesivo minimalismo.

Los únicos detalles destacables son el logotipo Huawei en el centro de la trasera y el módulo de cámaras en la esquina superior izquierda. Un módulo que, por cierto, recuerda mucho a los de los de los móviles P40.

Tanto en el borde superior como en el inferior encontramos indicios del espectacular sistema de sonido, dejando espacio para el botón de encendido en la esquina superior derecha y al USB de tipo C en el centro del borde inferior.

En el lateral derecho encontramos los botones de volumen y una serie de orificios bajo los que se oculta el sistema de micrófonos. Justo debajo, en lo que parece un espacio vacío, descansará el M-Pencil ya que en ese lateral se encuentra el sistema de carga y sincronización magnética que permite usar el M-Pencil con la MatePad Pro.

En el lateral opuesto solo tiene la bandeja donde se aloja la tarjeta NM de Huawei con la que se puede ampliar la capacidad de almacenamiento.

Huawei nos ha enviado la MatePad Pro de 12,6″ con los accesorios que se incluyen como regalo al comprar la tableta en el momento de publicar este análisis: una funda con teclado HUAWEI Smart Magnetic Keyboard y el lápiz M-Pencil de 2ª generación.

Con unas dimensiones de 286,5 x 184,7 y 6,7 mm de grosor, el MatePad Pro de 12,6″ es sorprendentemente cómoda de sostener entre las manos. Los 609 gramos que pesa sin duda contribuyen a ello, pero los bordes suaves y redondeados del chasis hacen más fácil la tarea.

Los marcos de la pantalla están muy ajustados, pero dejan algo de margen para sostener la tableta sin que el apoyo de los pulgares en el borde de la pantalla genere toques fantasma.

La ubicación de la cámara frontal en uno de los laterales revela la intención de usar la tableta preferentemente en horizontal para las videollamadas, instalada sobre la funda teclado a modo de atril.

OLED que cumple con el HDR10 y destaca con el sonido

Las tabletas de Huawei se han ganado muy buena fama por ofrecer pantallas de buena calidad, sobre todo cuando ya nos adentramos en las gamas más altas.

En el caso del MatePad Pro de 12,6″ este panel sube en calidad con respecto a la MatePad de 11 que ya analizamos hace algunos meses y viene con tecnología OLED, aunque se deja por el camino la tasa de refresco adaptativo de 120 Hz. Una auténtica pena ya que sus rivales ya incluyen esa tecnología en sus hojas de especificaciones.

Hablamos de una pantalla con resolución nativa WQXGA de 2.560 x 1.600 píxeles que deja una densidad de 240 ppp con la que se muestran unos textos muy nítidos en un espacio de trabajo amplio, algo bastante recomendable en una tableta orientada a productividad.

Desde el menú de ajustes puede configurarse la opción de Resolución inteligente en la que la resolución que se muestra en cada momento depende del criterio del sistema, pero en ningún momento se indica a qué resolución la ajusta.

Además del brillo, la MatePad Pro de 12,6″ permite ajustar automáticamente el tono de la pantalla en función de la luz ambiente. Al activar el perfil Vívido en las opciones de pantalla, la MatePad Pro de 12,6″ utiliza el espacio de color DCI-P3, mientras que al activar el Modo eBook emulará el comportamiento de la tinta electrónica.

Las pantallas OLED consiguen mejores ángulos de visión y no se desvirtúa ni el contraste ni el color al perder la perpendicular.

La MatePad Pro de 12,6″ entrega un brillo de 584 luxes con una desviación muy baja de solo 6,89 luxes. Si bien es cierto que no es la pantalla más brillante que hemos probado en una tableta, consigue entregar un brillo suficiente para usarla en exteriores sin demasiados compromisos.

Una pantalla de esta diagonal resulta muy cómoda para trabajar en multiventana, dejando el suficiente margen de maniobra como para empezar a ser productivo desde el primer minuto.

Si en el apartado visual la pantalla ofrece buenos resultados, el sonido no se le queda atrás con un conjunto formado por ocho altavoces distribuidos por todo el perímetro, pero no ofrece un sonido envolvente Dolby Atmos.

La calidad y potencia de sonido de esta tableta son sencillamente impresionantes, poniéndose al nivel de los iPad Pro y entregando unos medios y agudos equilibrados, así como una sorprendente presencia de bajos que aportan cuerpo a un sonido muy buen calibrado.

La captación de voz queda cubierta con una matriz de micrófonos ubicada en el borde superior, que aplica un filtro de cancelación de ruido ambiente que limpia el sonido de la voz antes de enviarlo durante una videollamada.

Y ya que hablamos de videollamadas, mencionar el buen rendimiento de la cámara frontal de 8 Mpx que ofrece una calidad de imagen muy superior a la de la gran mayoría de portátiles del mercado y, al estar ubicada en el marco superior cuando la tableta se encuentra en horizontal, el encuadre de la imagen es el correcto.

Por su parte, las cámaras traseras ofrecen una calidad correcta para tratarse de un dispositivo que nunca me plantearía usar como cámara fotográfica por la falta de ergonomía que implica sostener una pantalla de 12,6 pulgadas en el aire para enfocar una escena.

Sin embargo, permite activar el modo Documentos para digitalizar documentos más fácilmente, o tomar fotos puntuales con una calidad correcta. Con buena luz es capaz de hacer unas fotos más que correctas tanto con la cámara principal de 13 Mpx como con la Ultra gran angular de 8 Mpx.

Viene con un sensor TOF que le ayuda en los retratos acentuando el desenfoque del fondo, pero poco puede hacerse con las fotos nocturnas o con poca luz donde el ruido y la falta de nitidez son la tónica general.

Potencia para jugar y trabajar con el apoyo de HarmonyOS

En lo que se refiere a rendimiento, el MatePad Pro de 12,6″ no tiene nada que envidiar a los modelos más top del mercado a nivel profesional.

Viene equipado con el procesador HiSilicon Kirin 9000E fabricado por Huawei, que en realidad es una variante con la GPU recortada del Kirin 9000 de ocho núcleos fabricado en una litografía de 5 nm que integra 22 núcleos gráficos en lugar de 24.

En el uso diario la tableta no da tregua y muestra un comportamiento muy fluido en todos los apartados. Sin embargo, no hemos podido cuantificar ese rendimiento porque la mayoría de las apps de los benchmarks no se han podido instalar en el dispositivo debido a algún bloqueo por software.

La pantalla de 12,6 pulgadas de la MatePad Pro invita a trabajar en multiventana teniendo varias apps abiertas y funcionando simultáneamente, e incluso varias instancias de la misma app en paralelo.

Huawei MatePad Pro de 12,6″ Samsung Galaxy Tab S8 Ultra realme Pad Huawei MatePad 10.4 (2021)
Escritura secuencial 750,35 MB/s 205,23 MB/s 201,96 MB/s 184,20 MB/s
Lectura secuencial 1,61 GB/s 1,20 GB/s 232,72 MB/s 1,05 GB/s
Escritura aleatoria 29,44 MB/s 32,32 MB/s 17,87 MB/s 38,65 MB/s
Lectura aleatoria 29,50 MB/s 19,69 MB/s 14,76 MB/s 28,40 MB/s
Velocidad de copia en memoria 9,89 GB/s 15,30 GB/s 4,89 GB/s 4,35 GB/s

En ese escenario, el Kirin 9000E ha respondido de forma fluida y sin que le tiemblen las piernas al utilizar algunas de las apps más exigentes de edición fotográfica como Photoshop Express.

En juegos, donde el Kirin 9000E aporta dos núcleos gráficos menos que el procesador de referencia, tampoco hemos notado una caída en el rendimiento y la tableta permite ejecutar con fluidez juegos con una carga gráfica pesada como Genshin Impact.

En este caso, el recorte del procesador no es apreciable y la GPU Mali G78 saca músculo ofreciendo una buena respuesta, apoyada por 8 GB de RAM que aportan fluidez en la ejecución de las apps. Huawei ha montado 256 GB como memoria de almacenamiento USF 3.1 que ponen la guinda para obtener una buena experiencia de uso.

HarmonyOS también pone su granito de arena proporcionando una interfaz que se mueve a caballo de Android en la esencia, y iPadOs en los detalles. Por ejemplo, en la parte inferior de la pantalla nos encontramos un dock en el que se pueden fijar hasta 8 apps para tenerlas a mano, y a un lado permanecen las tres últimas apps que se han usado recientemente.

La experiencia en productividad ha sido muy buena gracias al buen uso de la multitarea y la multiventana, donde HarmonyOS permite ejecutar distintas apps en ventanas flotantes que pueden cambiarse de tamaño y distribuirse por la pantalla, o anclar una app a cada lado dividiendo la pantalla en dos.

Además, HarmonyOS se ha sacado algunos ases de la manga integrando una serie de Widgets de servicio que emergen del propio icono de la app cuando se hace una pulsación y se desliza, o con acciones rápidas como las de Android al mantenerlo pulsado.

La MatePad Pro de 12,6″ está preparada para trabajar en equipo gracias al soporte con Superdispositivo de Huawei, una evolución de Huawei Share que permite conectar de forma sencilla la tableta con otros portátiles, tabletas, ordenadores, monitores o smartphone de Huawei y Honor.

Por ejemplo, al conectarla con un Huawei MateBook X Pro de 2021—que ya analizamos aquí—, hemos podido elegir entre convertirla en una segunda pantalla, duplicar la pantalla del portátil en la tableta o colaborar para mover archivos entre ambos dispositivos con solo arrastrarlos entre ellos.

Destacar también la buena integración del M-Pencil en HarmonyOS, permitiendo escribir con el lápiz directamente sobre cualquier campo editable del sistema para no tener que soltar el lápiz para usar el teclado.

El gran elefante en la habitación de Huawei es la ausencia de los servicios móviles de Google. Debo decir que he notado más esta ausencia en la MatePad Pro de 12,6″ por su orientación a un uso más profesional que otros modelos de Huawei más orientados al ocio como la MatePad 11 que analizamos hace algunas semanas, o la MatePad Pro.

En este punto creo que influye mucho la dependencia del usuario de los servicios de Google. En mi caso, todo mi flujo de trabajo tiene a Google Drive en el centro y el resto de herramientas online de Google.

Por eso, aunque he podido usarlas desde el navegador, se echa de menos la integración que proporcionan las apps de Google instaladas en el sistema a la hora de compartir archivos o abrir documentos.

Si el usuario no depende tanto de las herramientas de Google, la experiencia puede ser igual de buena que en cualquier otra tableta Android.

HarmonyOS no cuenta con el soporte de Google Play, pero cuenta con un nutrido catálogo de aplicaciones en AppGallery, que ha mejorado considerable el número de apps de primer nivel disponibles.

Además, si una app no está disponible en AppGallery, Petal Search envía al usuario directamente a los servidores del desarrollador para que se descargue el archivo APK de instalación de apps como WhatsApp o Instagram, o a un repositorio de terceros.

En materia de seguridad Huawei ha optado por eliminar el sensor de huellas en su tableta profesional y apostarlo todo al reconocimiento facial.

No es una mala alternativa dado que Huawei es una de las marcas que mejor ha implementado esta tecnología, pero flaquea cuando se quiere usar la tableta en entornos en penumbra.

10.050 mAh que dan para terminar la jornada y seguir con el ocio

En lo que se refiere a la autonomía tampoco hemos encontrado grandes dramas a pesar de ser una tableta muy delgada. Con una batería de 10.050 mAh, la MatePad Pro de 12,6″ ha proporcionado toda una jornada de trabajo en ofimática, y le ha sobrado batería para continuar con una sesión de cine en Netflix.

Su autonomía permite salir de casa con la confianza de poder trabajar o ver películas durante un vuelo de larga distancia o en movilidad sin tener que depender de una toma de corriente.

Para recuperar la carga Huawei apuesta por una carga rápida de 40 W proporcionada por un cargador SuperCharge de 66 W incluido en la caja. Además, soporta carga inalámbrica de hasta 27 W y carga inalámbrica inversa de 10 W para cargar otros dispositivos.

La MatePad Pro de 12,6″ ha tardado 48 minutos en alcanzar el 50% de la batería, y 2 horas y 20 minutos en completar el 100% de su carga.

Una joya que puede frustrar a muchos usuarios por la falta de los servicios de Google

Tocamos los últimos compases de este análisis de la Huawei MatePad Pro de 12,6 pulgadas, una tableta brillante en diseño, pantalla y rendimiento que no defrauda en el uso diario por la fluidez que proporciona.

El apellido Pro en su referencia le queda como anillo al dedo ya que, tanto el hardware como el software liderado por HarmonyOS y apoyado por funciones como Superdispositivo o la gestión de la multiventana hace que la productividad con esta tableta se mantengan en un buen nivel.

Mención especial a los accesorios –M-Pencil y funda con teclado— que la han acompañado durante este análisis y que, a fecha de publicación de este análisis, Huawei regala al comprar la tableta en su tienda, convirtiéndose en un complemento imprescindible para trabajar y aprovechar al máximo sus prestaciones.

Huawei está haciendo un buen trabajo de atracción de las principales apps a su AppGallery aportando alternativas tanto propias como de terceros a las apps de Google, pero la ausencia de estas puede hacer que los usuarios más dependientes de las herramientas de Google no sean tan eficientes gestionándolas.

Estas dificultades pueden verse eclipsadas por un precio muy interesante para una tableta de gama alta como es esta Huawei MatePad Pro de 12,6 pulgadas, que se puede comprar desde 699 euros, contrastando con los 799 euros de la Lenovo P12 Pro, los 1.149 euros de la Samsung Galaxy Tab S8 Ultra, o los 1.699 euros del iPad Pro de 2021.

En resumen, estamos ante una tableta de gama alta que ofrece un rendimiento brillante y buenas prestaciones para el uso profesional por un precio muy interesante, pero puede quedar limitada si el usuario depende de las herramientas de Google en su trabajo.

Also Read  Here's what to expect from tomorrow's Apple Peak Performance keynote

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *