Saturday, April 13

Irán marca las líneas rojas para la inminente vuelta al acuerdo nuclear


Jerusalén
Actualizado:

Guardar

Llega la hora de la verdad para la negociación nuclear que comenzó en Viena en noviembre, el momento en que el que EE.UU. e Irán, los actores principales, acepten volver al acuerdo que firmaron en 2015. Todo indica que la única duda es conocer el cuándo, porque todas las partes envían mensajes positivos sobre la vuelta al acuerdo por el que la república islámica volverá a limitar el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales. La falta de confianza es grande, pero el presidente estadounidense, Joe Biden, parece dispuesto a cumplir una de sus promesas electorales, rectificar la decisión de Donald Trump, que abandonó el pacto en 2018, y cerrar este capítulo en Oriente Próximo que le permita centrar sus esfuerzos en Rusia y China.

La falta de confianza es también uno de los problemas graves en Teherán. 250 parlamentarios escribieron una carta al presidente
Ebrahim Raisi en la que le pidieron que «tome nota de la experiencia del pasado y establezca líneas rojas basadas en los intereses del país». Las principales líneas rojas consisten en recibir «garantías de que
Estados Unidos y Europa no volverán a abandonar el pacto», pedir «el levantamiento de las sanciones impuestas por terrorismo, programa balístico y derechos humanos», y marcar una hoja de ruta por la que los iraníes den marcha atrás en sus progresos nucleares «solo cuando se eliminen las sanciones de una manera verificable». 250 de los 290 parlamentarios han firmado estas peticiones, pero en Irán la última palabra la tiene el Líder Supremo, Alí Jamenei, quien será el responsable de dar luz verde al texto definitivo.

Also Read  Venezolanos olvidados en el purgatorio del sueño americano

Un primer gesto

Todos esperan un primer paso, un gesto que ayude a crear cierta complicidad y suavice las posturas. Washington levantó algunas sanciones a comienzos de mes y, por parte de Irán es llamativo que no se pronuncie una sola palabra sobre la exigencia de compensaciones por el daño causado a la economía nacional por los castigos impuestos de forma unilateral por Trump hace tres años, pese a que ellos cumplían los acordado. Según las filtraciones publicadas por diferentes medios en los últimos días, Teherán y Washington podrían poner en marcha un intercambio de prisioneros como parte de esta estrategia de deshielo.

Las palabras más críticas con el acuerdo llegan desde Israel, donde el primer ministro, Naftali Bennet, adelanta que el anuncio llegará «en breve» y alerta que «solo retrasará en dos años y medio los planes de Irán de obtener la bomba atómica».

El final de las sanciones y la vuelta del crudo iraní al mercado internacional permitirá a la república islámica recuperar su principal fuente de ingresos y, según Bennet, «parte de este dinero se destinará a financiar el terrorismo». Los israelíes «nos organizamos para el día después, para poder garantizar la seguridad de nuestros ciudadano». En el Estado judío consideran que su gran enemigo regional busca la fabricación de la bomba atómica, punto que siempre niegan desde el régimen islámico.

Itamar Eichner, corresponsal diplomático del diario Yedioth Ahronot, afirma que «Irán ha logrado mucho más de lo que esperaba, incluidas la exención de sanciones sobre activos congelados y altos cargos del régimen». En su último artículo de opinión, Eicher recuerda que, a diferencia de lo pactado en la era de Barack Obama, en esta ocasión «el acuerdo no será vinculante. La administración Biden no podrá aprobar el acuerdo en el Congreso porque Israel se opone y, por lo tanto, los republicanos también se opondrán. Los iraníes tampoco pueden obtener ninguna garantía de que no se impondrán sanciones contra ellos en el futuro». Este es uno de los puntos que más preocupan en Teherán, donde temen que un cambio en la Casa Blanca vuelva a suponer la vuelta a los castigos.

Also Read  de ingeniero metalúrgico a dueño de Dia

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *