Monday, November 28

La cúpula de la Conferencia Episcopal se reúne en el Vaticano con el Papa para informarle de sus investigaciones sobre los abusos


Madrid
Actualizado:

Guardar

La cúpula de la Conferencia Episcopal se reunirá este miércoles y jueves con el Papa Francisco y diversos organismos del Vaticano para analizar la actualidad de la Iglesia española y el estado de sus relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez. Aunque es habitual que los cardenales y los presidentes de las conferencias episcopales se reúnan con el Pontífice, la configuración de este encuentro, concebido como una ‘visita ad limina’ en formato reducido, le otorga una inusual relevancia, máxime cuando el episcopado español acaba de mantener, hace apenas tres meses, esta protocolaria reunión con al Papa.

La visita a Roma del presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Juan José Omella, su vicepresidente, el cardenal Carlos Osoro, el secretario general, monseñor Luis Argüello y el vicesecretario para Asuntos Generales, Carlos López Segovia, comenzará este miércoles con varias reuniones en la curia vaticana.

En concreto, a lo largo del día, serán recibidos por la Secretaría de Estado, la Congregación para los Obispos, la Congregación para el Clero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Congregación para la Doctrina de la Fe. Un amplio abanico de dicasterios, pero con un hilo común: todos tienen una relación directa con la problemática de los abusos sexuales a menores en el clero, el que va a ser el tema central de esta visita.

La jornada se completará con una recepción en la embajada española ante la Santa Sede, donde la cúpula de los obispos se reunirá por primera vez con Isabel Celaá desde que está al frente de la legación diplomática. Este jueves, los obispos españoles cerrarán su viaje al Vaticano con una audiencia privada con el Santo Padre a última hora de la mañana.

Also Read  Nick Kyrgios blows up and bows out in Houston as umpire admits error | Tennis

La Conferencia Episcopal ha tratado de explicar la visita como un evento habitual al cumplirse la mitad de mandato de Omella al frente de la institución pero, tradicionalmente, este tipo de visitas sólo se han producido al inicio de cada mandato, lo que lo convierte en excepcional. En realidad, fue el propio Omella quien pidió la visita al Papa hace unas semanas para tratar la actualidad eclesial, sobre todo con la cuestión de los abusos, y las relaciones de la Iglesia española con el Gobierno.

Con respecto a la investigación sobre los abusos, la Conferencia ha encargado una
auditoría independiente al despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo —que precisamente este miércoles presentará al equipo que se va a encargar la investigación—, pero todavía tiene pendiente definir cuál será su papel frente a la comisión del Defensor del Pueblo.

Aunque de forma reiterada, Omella y Argüello han confirmado que la Iglesia colaborará con Ángel Gabilondo, hay un sector minoritario de obispos que pone en duda la capacidad legal del Defensor del Pueblo para investigar al clero y se plantean la conveniencia o no de colaborar con él. En ese sentido, para acallar las voces discrepantes, Omella quiere presentarse ante la próxima asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal, prevista para finales de mes, con un criterio único y definido y que cuente con el respaldo del Papa.

Pero la situación de los abusos no será el único tema. La visita a la embajadora española ante la Santa Sede, aparte de su carácter formal, apunta a que la situación de los acuerdos Iglesia-Estado también formará parte de la agenda de estos días. La amenaza de una posible revisión, o incluso la denuncia, de estos acuerdos, que datan de 1979, es la carta que los diferentes gobiernos de izquierdas han esgrimido en los momentos más tensos de sus negociaciones con los obispos.

Also Read  Los ministros ucranianos de Exteriores y Defensa se reúnen con Joe Biden en Varsovia

Aunque la aparente calma que marca ahora las relaciones entre Moncloa y Añastro no parece amenazar los acuerdos, en los últimos meses no han faltado desencuentros, como con la cuestión de las inmatriculaciones o con la pérdida de peso de la asignatura de Religión con la reforma educativa.

De hecho, el propio secretario general, Luis Argüello, reconocía hace unas semanas que los obispos se habían sentido «molestos» por el trato informativo en la cuestión de las inmatriculaciones y reclamaba al Gobierno que tuviera una «leal colaboración». Una petición que no parece baladí si tenemos en cuenta que sobre la mesa de negociación con el ministro Bolaños se encuentra ahora la revisión del régimen fiscal de la Iglesia.

Además, en la visita, tampoco faltarán otros temas intraeclesiales, como la pendiente renovación de más un tercio de los obispos españoles en los próximos años, en la que de manera directa se encuentra implicada toda la cúpula de la Conferencia.

Omella y Osoro porque ya han presentado su renuncia por edad al Papa, aunque es posible que éste prolongue su tiempo al frente de Barcelona y Madrid hasta que acaben su mandato al frente de los obispos. Y Argüell,o porque es uno de los candidatos a suceder a Osoro en Madrid, a Blázquez en Valladolid o a Cañizares en Valencia, quien, por cierto, también tuvo una audiencia con el Papa el pasado viernes.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *