Saturday, April 13

La ficción intenta aclarar lo que el Príncipe Andrés no pudo explicar del caso Epstein


Siempre que la realeza trata con la BBC, alguien acaba siendo despedido. No pensé que sería él», explicaba Emily Maitlis, la periodista de la BBC encargada de la entrevista que puso en jaque al príncipe Andrés en 2019. El hombre, al que muchos ingleses consideraban ‘el héroe de las Malvinas’ por su participación en la guerra de 1982, se hizo un ‘pequeño’ lío al explicar su relación con Virginia Giuffre, la joven que lo había acusado de violarla cuando tenía 17 años.

Giuffre había declarado que los abusos se habían cometido dentro de la red de tráfico sexual promovida por el multimillonario Jeffrey Epstein. Pero, de entrada, el duque de York lo negó. No la conocía de nada. A Epstein sí, y calificó de ‘inapropiado’ su comportamiento. La reacción no se hizo esperar. Inapropiado es comerse el pan del comensal de al lado, violar es un delito, parecían corear medios y redes sociales. Luego apareció una foto del duque con la chica y… jaque mate: tuvo que renunciar a todos sus cargos.

La mejor descripción de lo que ocurrió durante aquella entrevista la hizo The Telegraph, que la calificó como «la hora de televisión que lo cambió todo». Y añadía: «lo que a priori parecía una mala decisión, equivalente a un accidente de coche que no se puede dejar de mirar, debido a la actitud del príncipe resultó ser como un avión estrellándose contra un petrolero, causando un tsunami y desencadenando una explosión nuclear».


www.hoy.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *