Friday, March 1

Las pensiones de 1,5 millones de autónomos se reducirían un 30% con el plan de Escrivá


Eescrivá prometía una reforma en la que los autónomos iban a pagar menos cotizaciones y estarían más protegidos, pero los cambios que ha diseñado harán pagar más a la mitad de los autónomos y aunque habrá un alivio para prácticamente la otra mitad, sus menores aportaciones a la caja única tendrían consecuencias en el futuro porque también percibirían prestaciones y pensiones más bajas. Se argumentará que siempre podrán aportar más, pero esto ya ocurre ahora, lo que no ha evitado que históricamente el 60% del colectivo haya cotizado por la base mínima.

Los rendimientos declarados
por los autónomos en 2019 reflejan que 1,5 millones percibe ingresos por debajo del salario mínimo (1.000 euros). De prosperar los cambios que ha

 preparado José Luis Escrivá, estos trabajadores cobrarían un 30% menos de pensión, de prestaciones por maternidad y paternidad, de bajas laborales, y de accidentes de trabajo, según el análisis que ha realizado ATA, la asociación más representativa y ligada a la CEOE. «Le quieren dar a los autónomos pan para hoy, bajando la cuota un poco, y hambre para mañana, con menos pensión y prestaciones», asegura a ABC su presidente Lorenzo Amor.

La última propuesta de la
Seguridad Social presentada en la mesa de negociación con los autónomos reduce la base mínima en tres de los doce tramos de cotización respecto a la fijada este año (960,60 euros), la que sirve para calcular las prestaciones. También lo hacen las cuotas y el impacto de esa menor cotización llevaría aparejada una rebaja en prestaciones futuras, más acusadas en el caso de los trabajadores englobados en el primer tramo de cotización, el que se corresponde con ingresos inferiores a 700 euros. Para ellos la base con la que se fija su pensión cae hasta los 670 euros, un escenario que implica una merma del 30% en las jubilaciones futuras, idéntica a la que tendrían en el resto de prestaciones. Este grupo pasaría a tener una cotización de 205 euros mensuales, lo que supondrá un ahorro de casi 90 euros al mes y un ahorro total anual de 1.067 euros respecto a la primera propuesta que realizó la Seguridad Social.

Also Read  Así queda el uso de la mascarilla en interiores tras el decreto del Gobierno
ABC

En el segundo tramo (de 700 a 900 euros al mes) los trabajadores abonarían una cuota de 244 euros mensuales y la rebaja de las prestaciones se estima en cerca del 17%; de 900 a 1.125 euros de ingresos, pagarían 264 euros y
la rebaja de pensión y prestación será del 10%. En el caso de los autónomos societarios con ingresos entre 900 y 1.125 euros al mes, la última propuesta establece que la base de cotización pasa de los actuales 1.234,86 euros a 864,50, lo que se traduciría en una merma de las prestaciones cercana al 31% (ver gráficos adjuntos).

Las fuentes consultadas aseguran que toda esta reducción de las aportaciones a la Seguridad Social llevaría también aparejado un aumento de los complementos a mínimos, que son cantidades que abona el Estado a los beneficiarios de una pensión contributiva que no alcance el umbral mínimo fijado cada año en los Presupuestos. En estos momentos casi una cuarta parte de los cerca de diez millones de pensiones que paga la Seguridad Social requiere el apoyo del Estado, lo que supone un gasto superior a los 7.000 millones.

Un laberinto de supuestos

El titular de la Seguridad Social se ha metido en un laberinto de difícil salida con esta reforma, que todos los gobiernos han querido realizar pero ninguno ha podido por su gran complejidad técnica. Ahora Escrivá está dispuesto a llegar hasta el final obligado por su compromiso con Bruselas, pero parece que los números no le cuadran al ministro, que en poco más de un mes ha presentado tres propuestas de cambio con las que ha logrado dividir al colectivo y poner en alerta al Parlamento, por donde tendrá que pasar la reforma.

Also Read  Putin's target is 'entire European project', says Zelenskiy, as Ukraine braces for eastern assault | Ukraine

Desde que presentara el esbozo de los cambios, en abril de 2021, los planes de la Seguridad Social han dado muchas vueltas y ahora están enfocados a elevar los ingresos procedentes de los autónomos societarios, los colaboradores y los que más ingresan a cambio de rebajar su propuesta inicial para quienes ganan menos de 1.500 euros al mes.
Un giro en el que se deja ver la mano de Podemos, que ha exigido un sistema más progresivo, que minore la subida de cotizaciones para los autónomos que están en los tramos intermedios de renta. Hace solo unos días, antes de que Escrivá presentara sus últimos planes en la mesa de negociación, el portavoz del grupo parlamentario Unidas Podemos, Pablo Echenique, tachaba de inaceptable el hachazo que se estaba preparando. Y avisaba: «¿Ahora se propone, encima, bajar la cuota a los autónomos que más ganan y subírsela a los más precarios? Nosotros no podemos, ni queremos, ni vamos a apoyar semejante cosa. Que quede claro». Esta es una reforma clave para la coalición, que ha exigido una rebaja de las cuotas a los autónomos que están en los tramos bajos e intermedios de renta (quienes ganan menos de 1.500 euros).

Días después Escrivá daba la vuelta a sus planes y recortaba la subida de cuotas de los autónomos en los tramos inferiores a cambio de recuperar uno de los tramos altos. La propuesta volvía a poner sobre la mesa el tramo 12, el que afecta a los que ingresan más de 3.620 euros al mes, cuya aportación mínima a la Seguridad Social se fija en 1.123 euros al mes. Para estos, la subida de cotizaciones cuando termine el periodo transitorio será muy elevada, teniendo en cuenta que actualmente la mayoría desembolsa una cuota mínima en 294 euros al mes.

Also Read  Do not pause for thought as Villarreal run into relentless Red hurricane | Champions League

La Seguridad Social y los
autónomos volverán a verse hoy las caras en las mesas de negociación, una semana después de que el diálogo se llevara al límite con las últimas ideas de Escrivá, que fueron recibidas con optimismo por UPTA y Uatae, las asociaciones ligadas a los sindicatos, pero rechazada por ATA, que denuncia el «empeño del Gobierno en llevar al suicidio de cotización a muchos autónomos».

Esta reforma llega en un momento muy delicado para el colectivo. En estos momentos uno de cada tres trabajadores por cuenta propia afirma estar todavía lejos de la recuperación de actividad que tenía antes de estallar la pandemia, han pasado algo más de dos años en los que han sufrido cierres y restricciones por los rebrotes y en los que las ventas se han resentido para muchos negocios mientras los costes han seguido creciendo. Hoy afrontan facturas astronómicas de la luz y los carburantes y desde el mes de enero se ha sumado la subida del salario mínimo hasta los 1.000 euros mensuales. En este escenario sumar costes puede ser muy delicado para los negocios y para el empleo.


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *