Thursday, July 7

«Los aumentos salariales son hasta ahora bastante prudentes»



Actualizado:

Guardar

El Banco Central Europeo debe vigilar de cerca el reciente aumento de las
expectativas de inflación por encima de su objetivo del 2%, pero el crecimiento de los salarios, un requisito clave para una inflación duradera, sigue siendo moderado, ha dicho el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. La institución sigue confiando en un rápido retroceso de la inflación en la segunda mitad del año, pero De Guindos reconoce que existe una creciente preocupación por el hecho de que parte de la inflación persistirá más allá de la crisis actual, manteniendo el crecimiento de los precios por encima del 2% en los próximos años. «Sin embargo, las expectativas de inflación han aumentado en los últimos meses y las señales iniciales de revisiones por encima del objetivo en esas medidas justifican un seguimiento cercano», ha declarado en su primera comparecencia presencial ante Comisión Económica de la Eurocámara.

Ha defendido que no hay señales de que el alto crecimiento de los precios al consumidor se esté filtrando en la dinámica de fijación de salarios, una señal potencialmente preocupante que sugeriría una inflación persistente. «Hasta ahora, los aumentos salariales son bastante prudentes y totalmente compatibles con el objetivo de estabilidad de precios», ha dicho. Y dado que es probable que el crecimiento de los precios se mantenga alto por más tiempo, el BCE continuará «normalizando» la política, primero poniendo fin a las compras de bonos y luego considerando aumentos de tasas, dijo de Guindos, repitiendo la orientación permanente del BCE.

Also Read  Total wealth of world's billionaires has fallen to $12.7tn, says Forbes | rich lists

Esta política podría aumentar el riesgo de un fuerte aumento en los rendimientos, pero el BCE está listo para contener una ampliación injustificada de los diferenciales entre los instrumentos de deuda del centro y la periferia del bloque, agregó de Guindos, que ha restado así importancia a una posible crisis de las primas de riesgo. «Hemos discutido las implicaciones generales de la fragmentación», ha añadido, «no hemos discutido ningún instrumento concreto… pero les puedo asegurar que estamos listos para actuar».

Según este informe de de Guindos, el BCE cree que los últimos acontecimientos apuntan a que el crecimiento económico de la eurozona será lento y víctima de una pérdida de confianza económica.

«El aumento de los precios de la energía está reduciendo la demanda y aumentando los costes de producción. La guerra también está pesando mucho sobre la confianza empresarial y de los consumidores y ha creado nuevos cuellos de botella», ha afirmado, subrayando que los problemas de suministro se «exacerban» por las nuevas restricciones contra la pandemia en Asia. «Estos eventos apuntan a un crecimiento más lento en el próximo período», ha puesto en la balanza negativa, mientras que en la positiva ha destacado que «hay factores que apoyarán el crecimiento, como la fortaleza del mercado laboral y la reapertura de algunos sectores».

En cuanto a la inflación, el exministro español ha reiterado que «probablemente las subidas de precios seguirán siendo elevadas en los próximos meses debido sobre todo al marcado incremento de los costes de la energía» y que «a medio plazo la mayoría de las encuestas y expectativas apuntan a tasas de inflación en torno a nuestro objetivo del 2%», por el que se rige el BCE. Para el BCE «hay muchos factores que complican la perspectiva de crecimiento e inflación» y una «alta incertidumbre», por lo que en este contexto su política monetaria «se guía por los principios de opcionalidad, gradualismo y flexibilidad».

Also Read  The grand world of tiny things: 'Whatever you've got in big, you can make in little' | Craft

La noche anterior a estas declaraciones, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dejó entrever que la primera subida de los tipos de interés podría tener lugar a partir del mes de julio, pero de Guindos no ha dado pistas adicionales al respecto. En su reunión del 14 de abril, el Consejo de Gobierno confirmó que sus compras de deuda concluirán en el tercer trimestre del año, en función de los datos y de la evolución de las perspectivas, y que los tipos de interés cambiarán «algún tiempo después» de finales de estas adquisiciones y de forma «gradual».

«Estamos listos para ajustar todos los instrumentos dentro de nuestro mandato, incorporando flexibilidad si se justifica, para asegurar que la inflación se estabilice en torno a nuestra meta del 2% en el mediano plazo», se ha limitado a decir de Guindos, agregando solamente que combinar la política monetaria y la fiscal «sigue siendo crítico, especialmente en la difícil situación geopolítica», y considerando que las medidas fiscales deben centrarse cada vez más en ayudar a los hogares vulnerables y ofrecer incentivos para reducir la dependencia de Rusia.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published.