Wednesday, December 6

Multas de 200.000 euros por vender cachorros y de 10.000 por amarrar al perro en la calle


Hay comportamientos de los dueños de mascotas, usuales como dejar al perro amarrado afuera del comercio mientras se hace una compra o usar un collar «de ahogo» para controlar a los que tienen más fuerza que el amo, que podrán ser denunciados y castigados desde este viernes. Con la entrada en vigor de Ley de Protección y Bienestar Animal, aprobada en febrero, varias prácticas habituales se sancionarán incluso con multas de cientos y hasta miles de euros.

Ahora bien, «los ingresos procedentes de las sanciones, según explicita la ley, se destinarán a actuaciones que tengan por objeto la protección de los animales, es decir, los ingresos obtenidos por estos conceptos no se pueden destinar a otros fines», asegura el abogado animalista Eloi Sarrió, director de Aboganimal. «Los incumplimientos más leves se sancionan por la vía administrativa, con la ley que entra en vigor, mientras que los más graves se hace por el Código Penal». Entre aquellas conductas más frecuentes que tienen los dueños de 13 millones de mascotas en España, estas son las que se prohíben y castigan:

El embarazo de la perra

La ley no obliga a esterilizar a los perros, «pero sí a adoptar medidas para evitar su reproducción, que no tienen que ser de carácter quirúrgico», dice Sarrió. Los perros adoptados deben esterilizarse, pero no los comprados y aunque la ley no lo especifica no es una obligación (castrarlos). Pero no se les puede sacar descendencia sin estar inscritos en un registro. «Si no eres criador, sí pueden multar a quien tenga una perra y quede embarazada. Algunos particulares se lucraban vendiendo animales sin ser criadores, o con criaderos ilegales, lo que está castigado con multa de 50.001 a 200.000 euros».

Atar al perro frente a la tienda

Aunque hay lugares que colocan un anclaje en la pared exterior para amarrar a la mascota, «tener al perro atado a la puerta de un comercio o en cualquier otro sitio público sin supervisión es una infracción leve y te puede caer una multa de 500 a 10.000 euros», dice Sarrió.

Solo en casa

Un perro no se puede quedar sin supervisión 24 horas consecutivas, porque se considera una infracción leve con multa de 500 a 10.000 euros. Otros animales de compañía no pueden quedarse solos más de tres días consecutivos. Se prohíbe también tenerles en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios o vehículos. «Es una infracción grave castigada con multa de 10.001 a 50.000 euros». Los perros de caza, animales de explotación pecuaria u otros usos profesionales excepto circenses no están protegidos por esta ley.

Pegarle al perro

No importa lo que haya hecho ni dónde, dentro o fuera de casa, al animal no se le puede pegar por castigo ni para que obedezca. No se permite ningún método agresivo o violento para adiestrarlo. «Ni privarle de comida ni utilizar collares eléctricos, de impulsos o de ahogo, que están expresamente prohibidos y puede ser castigados con multa de 10.001 a 50.000 euros».

Abandonar al animal

La ley considera faltas graves, con multas de 10.001 a 50.000 euros, soltar un animal de compañía en el medio natural, en la vía pública o en colonias felinas; no recogerlo del veterinario, peluquería o residencia canina; no identificar a un gato o perro con un chip y no denunciar que se ha perdido o ha sido robado, enumera Sarrió.

Also Read  Ukraine denounces the blackout of a reactor at the Zaporizhia plant upon the arrival of UN inspectors

Sacrificios en perreras

No se puede matar a un animal por «razones económicas, de edad o sobrepoblación», mantiene Sarrió. «Estos sacrificios injustificados eran práctica habitual en las perreras para ‘hacer hueco’ y ahorrar dinero. También lo hacían los dueños. Los ‘dormían’ cuando ya no los querían más o cuando estaban heridos o accidentados y no querían gastar en veterinario». Las multas son las más altas, hasta 200.000 euros pero también hay cárcel: «Quitar la vida a un animal de compañía fuera de los supuestos autorizados puede llegar a ser delito, castigado con pena de prisión de hasta 24 meses». Las eutanasias tampoco se pueden hacer ya en perreras por personas sin «habilitación oportuna», considerándose también un delito de «intrusismo».

Envenenar gatos

Matar a los gatos callejeros, definidos como «comunitarios», tiene multa de hasta 200.000 euros y puede ser castigado con hasta 24 meses de prisión.

Callar la tenencia de especies

Será una infracción leve no comunicar antes del 29 de marzo de 2024 que se tienen en casa artrópodos (arañas o escorpiones), peces como pirañas o globo, anfibios o reptiles venenosos (serpiente coral, dragón de Komodo o cascabel), reptiles de más de dos kilos, primates y mamíferos silvestres de más de cinco kilos.


Eloi Sarrió y Paquito.


R. C.

Sin curso para tener perros ni lista de especies prohibidas

Hay dos puntos que no entran en vigor por «no estar desarrollado ese aspecto de la ley», sostiene el abogado Eloi Sarrió. Uno es el curso de tenencia responsable, «que será obligatorio y gratuito» cuando se redacte el reglamento. «Tampoco se prohíbe tener determinadas especies, puesto que los listados positivos aún no se han desarrollado. Hay bulos sobre tener periquitos, hámsters o conejos, por ejemplo. No existen tales prohibiciones por el momento». Aunque sin un reglamento con el capital mínimo a asegurar, sí se impone a los dueños de perros un seguro de responsabilidad civil. «A pesar de lo que dice la nota informativa del Ministerio de Derechos Sociales de la semana pasada, la ley es clara en la obligatoriedad del seguro».


www.hoy.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *