Saturday, March 2

Nene, uno de los últimos coheteros de Extremadura


Antonio Ribera, ‘Nene’, es uno de los pocos coheteros que aún tiran de mecha para encender los cohetes y lanzarlos al cielo. Lo viene haciendo en Los Santos desde hace más de 50 años y casi siempre en celebraciones religiosas, especialmente en las procesiones. A sus 82 años, asegura que «la pólvora le sube la moral».

Cuenta que desde niño le han llamado Nene y que trabajó en el silo de Zafra durante toda su vida. En la actualidad es presidente del Club de Mayores del Hogar de Los Santos.

«Con esto de los cohetes quien empezó, y me enseñó a tirarlos, fue el recordado Juan Canseco, que en paz descanse. Sería allá por los principios de los años 60. Entonces los tirábamos a pelo, con el cohete cogido directamente por la mano. Ahora, por seguridad, usamos una varilla que separa la mano del cohete», afirma. Aun así, Nene asegura que nunca tuvo ningún incidente. «Nunca, en el ejercicio de este oficio de cohetero, me quemé yo ni causé daños a otras personas. Siempre lo he hecho con la mayor de las seguridades y la cautela», añade.

Para encender el cohete usaban el cigarro o una mecha. «Normalmente acudo a las procesiones que se celebran en el parroquia, pero especialmente en las de San José y Santa Lucía, y por supuesto en los días de la Virgen de la Estrella, tanto antes de la Función Religiosa, como el día de los gigantes y cabezudos. Yo pertenecí trece años a la junta de gobierno de la hermandad, pero ahora también sigo tirando los cohetes de la Virgen de la Estrella», asegura.

Also Read  'We're still here': past and present collide at a Native American boarding school | Native Americans

Antonio afirma que seguirá lanzando los cohetes en el pueblo «hasta que las fuerzas aguanten y comprende que, con las restricciones, son menos los cohetes que se lanzan».

Comprende que haya personas que se puedan asustar o animales que se inquieten. «Pero esto es una tradición que tratamos de hacer con la menor molestia posible», concluye.

Para ser el ‘cohetero oficial’ de Los Santos, no es necesario sacar ninguna licencia, pero sí una declaración ante de la Guardia Civil, previa a la acción. «Esto es más serio de lo que parece y siempre, antes de una procesión o acto en el que se incluyan los cohetes, hemos de ir al cuartel», indica.

En cuanto a la potencia de los cohetes, con el tiempo, han ido de menos a más y la fábrica que los suministra a Nene es la de la Puebla de Sancho Pérez. «Cada hermandad encarga los suyos y, por regla general soy yo quien los lanza, aunque hay hermandades, como últimamente San Isidro, que los tiran ellos. Pero los coheteros somos cada vez menos», asegura.

Casado y con 4 hijos, el tercero, Antonio, «también tira cohetes cuando el Barcelona gana algún título», cuenta divertido Nene.

Como auxiliar se hace acompañar de Anselmo Moreno, que lleva en su mano los cohetes que Nene irá lanzando.

Este cohetero también fue conocido en el pueblo por sus dotes para el flamenco. Participó en festivales y cantó saetas desde los balcones. Ahora ya no canta y lleva una vida completamente tranquila. Pero la llamada de la pólvora lo activa de una manera especial.


www.hoy.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *