Thursday, February 22

«No tiene sentido decir que Le Pen y Vox son extrema derecha»



Actualizado:

Guardar

Manuel Valls, exprimer ministro francés y exconcejal de Barcelona, repasa la actualidad de sus dos países, Francia y España, y la situación en el frente ucraniano.

Marine Le Pen.

Ha habido un triple voto útil. El primero, el del centro, ha favorecido a Macron; el segundo a Le Pen, en detrimento de Zemmour, que antes de la guerra de Ucrania tenía expectativas pero que se hundió con su propaganda de querer ser el Putin francés; y el voto útil a Mélenchon, del votante de izquierdas en principio más moderado, pero que se ha ido al extremo, desesperado por el avance del Frente Nacional y el desastre de Anne Hidalgo y los ecologistas.

Los tres irreconciliables.

Es un paisaje político muy desequilibrado.

El sistema político francés es hoy preocupante.

El Frente Nacional y Vox.

Hay un movimiento que viene de lejos. Desde la caída del Muro y luego la globalización. Gente que vive mal, que está lejos de todo, que no tiene los códigos. Sus hijos viven peor que ellos. La inmigración. El sentimiento identitario y la debilidad de los Estados nacionales. Vox, Le Pen, el Brexit, Trump o Bolsonaro.

¿Son extrema derecha?

No tiene mucho sentido llamarlos así. Más bien son nacional populismo. Se mezcla un voto muy distinto. En el caso de Le Pen es un voto antieuropeo, anti-París, antiglobalización, y a la vez muy obrero, desde el referendo sobre el Tratado de Maastricht de 1992. Un voto que antes era comunista. Un voto proletario, de salario mínimo, de funcionarios básicos. Y además los temas de islamismo e inmigración.

Also Read  'They've gone through hell': fears for British prisoners of war in Ukraine | Ukraine

La señora Le Pen va más allá del discurso más básico de su padre.

Ha hecho del tema social, del poder adquisitivo, su gran baza. Ya no propone salir de la Unión Europea ni del euro. Curiosamente, el extremismo de Zemmour la ha moderado mucho.

¿Para Francia sería una vergüenza que Marine Le Pen fuera presidenta o primera ministra?

Es un peligro. Cada país tiene su historia. La raíces del Frente Nacional están en el antisemitismo, en la colaboración con Hitler y en las bombas para matar a De Gaulle en los años 60. Pero la hija ha ido rompiendo con el padre, desde principios de los 80 el Frente Nacional está en el debate político francés y hoy no tiene sentido gritarles el «no pasarán».

Entonces igual pasa.

Es lo que hay que tratar de evitar, porque pese a su maquillaje el Frente Nacional recibe dinero de Orban y de Putin, quiere romper con Alemania, y su pasado continúa pesando. Pero en las últimas encuestas tiene un 45%, un voto muy parecido al del Brexit en la Inglaterra profunda, o al del midwest de Trump; de modo que Macron tiene que hablar de seguridad, de economía, de trabajo, y no sólo del cordón sanitario contra la extrema derecha. La respuesta no puede ser sólo moral.

Polarización.

Es el auténtico peligro. No sólo en los partidos, también en la gente. El ciudadano está hoy muy aislado. Es muy difícil que uno que vota Vox hable con uno de Podemos. El espacio central está quedando muy reducido. En Francia aún tenemos a Macron, pero si un día Le Pen y Mélenchon son los que pasan a la segunda vuelta, ¿dónde queda el espacio central? ¿Qué pasará con la democracia?

Also Read  Ex-Tory MP guilty of molesting boy was on panel advising on grooming gangs | politics

Ucrania.

Ha cambiado la visión europea. Por primera vez en muchos años, la guerra es posible en Europa.

La OTAN la creamos para defendernos de los comunistas.

Hoy, por la paz y la democracia, tenemos que evitar que Rusia caiga en manos de los chinos, y que formen una gran coalición prácticamente imbatible. También es verdad que en esta coalición, los rusos lo perderían todo porque China los acabaría absorbiendo.

¿Hay que repensar la relación con Putin?

Con Putin será difícil después de esta invasión y los crímenes de guerra contra la Humanidad. La UE y la OTAN no pueden ignorar a los países europeos que sufrieron mucho bajo el yugo soviético y que quieren protección política y militar. Hay que fortalecer la defensa común, la alianza atlántica, la idea de que somos una civilización y una cultura, y que tenemos enfrente a regímenes iliberales. Hay que repensar el sistema energético y tener una idea más madura y sobre las armas nucleares. Europa vivía en la ilusión de que la democracia y la paz serían para siempre, pero la Historia puede volver a ser trágica y tenemos que protegernos.

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *