Saturday, January 28

Putin lleva sus bombardeos y ataques contra civiles a la frontera de la UE


Corresponsal en Moscú
Actualizado:

Guardar

En una táctica que combina la destrucción de objetivos militares y civiles, con la finalidad aparente de vaciar las ciudades e intentar después penetrar en ellas a sangre y fuego, la aviación rusa bombardeó ayer por primera vez la ciudad de Dnipró, hasta ahora a salvo de las bombas, y dos aeródromos en Lutsk e Ivano-Frankivsk, situados ambos muy cerca de países miembros de la OTAN y la UE. El primero junto a Polonia y el segundo en la proximidad de la intersección fronteriza con Eslovaquia, Hungría y Rumanía.

Los ataques aéreos rusos siguieron además ayer asolando Mariúpol, Járkov, Chernígov, Sumy y los alrededores de Kiev, la capital, en torno a la que las tropas rusas estrechan cada vez más el cerco de cara a lanzarse al asalto.

Esta intensificación de la actividad bélica del Ejército ruso se produce un día después de que los ministros de Exteriores ruso y ucraniano, Lavrov y Kuleba se reunieran en Antalya (Turquía) sin lograr un solo acuerdo, ni siquiera un alto el fuego transitorio para la evacuación de civiles.

Era la primera vez que se veían las caras y el primer encuentro de alto nivel entre Moscú y Kiev en mucho tiempo. Durante la rueda de prensa ofrecida después, Lavrov compareció visiblemente contrariado y hasta se permitió decir que «Rusia no piensa atacar a ningún país, tampoco está atacando ahora a Ucrania». Sin embargo, el presidente ruso, Vladímir Putin, le dijo ayer a su homólogo bielorruso, Alexánder Lukashenko, a quien recibió en Moscú, haber observado «ciertos pasos positivos» tras las conversaciones de Antalya.

Also Read  Cáceres offers the municipal shelter for Ukrainian refugees

Ataque brutal

Dnipró, centro industrial a orillas del río Dniéper, en la parte central-este de Ucrania, se unió ayer a la lista de ciudades candidatas a quedar laminadas por las bombas, como lo están siendo ya Mariúpol y Járkov. Los servicios de emergencia de Dnipró emitieron un comunicado señalando que «se han producido tres ataques aéreos en la ciudad, impactando una guardería, un edificio de apartamentos y una fábrica de calzado. Una persona ha muerto». Los ataques llegaron también a la parte más occidental de Ucrania, casi a la frontera con varios países europeos, a Lutsk e Ivano-Frankivsk, cuyos aeródromos, de acuerdo con las informaciones facilitadas por el Ministerio de Defensa ucraniano, «quedaron fuera de servicio». En la incursión contra Lutsk, según la fuente castrense, perecieron dos soldados ucranianos y seis resultaron heridos.

Así mismo, volvieron a sufrir bombardeos las localidades de Sumy, Járkov y Chernígov, localidad esta última que se ha quedado sin agua al ser alcanzado el canal de suministro por los ataques. En la región de Járkov, junto a Oskil, fue bombardeado un centro sanitario para discapacitados, informó Oleg Sinegúbov, jefe de la Administración militar regional. No hubo víctimas, reportó Sinegúbov, pero calificó el ataque de «brutal». En Mariúpol, en donde el miércoles resultaron casi destruidos por las bombas un hospital pediátrico y una maternidad, con un balance de tres muertos incluida una niña, el asedio dura ya 10 días y el número total de víctimas mortales se eleva a 1.200, según el alcalde, Vadim Boishenko.

El Estado Mayor del Ejército ucraniano alerta de que la ofensiva rusa «está tratando de romper nuestras defensas en numerosas localidades del oeste y norte de Kiev con la intención de sitiar totalmente la ciudad» como lo están ya Mariúpol, Járkov y Sumy.

Also Read  'We weren't prepared for this': Kyiv area morgues at breaking point | Ukraine
En el curso de una reunión del Consejo de Seguridad, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, le aseguró ayer a Putin que «se han recibido alrededor de 16.000 solicitudes procedentes de Oriente Próximo para ir a combatir de forma voluntaria a Donetsk y Lugansk»

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konáshenkov, anunció ayer que unidades de la república separatista de Donetsk han tomado ya la localidad de Volnóvaja, a las puertas de Mariúpol. Estas informaciones fueron desmentidas por Kiev, en donde sostienen que Volnóvaja está sitiada, pero resiste. Ayer fueron nuevamente abiertos varios corredores humanitarios de los que están evacuando civiles a cuentagotas.

En el curso de una reunión del Consejo de Seguridad, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, le aseguró ayer a Putin que «se han recibido alrededor de 16.000 solicitudes procedentes de Oriente Próximo para ir a combatir de forma voluntaria a Donetsk y Lugansk». A lo que el jefe del Kremlin respondió: «si ve que hay gente que quieren venir de forma voluntaria y ayudar a las personas que viven en Donbass, debe decirles que sí y ayudarlos a trasladarse a la zona de actividad militar». Añadió que «los patrocinadores occidentales del régimen ucraniano están enviando mercenarios de todo el mundo para luchar en Ucrania (…) en contra de las normas del Derecho Internacional». Poco después, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, concretó que los «voluntarios» a los que se refirió Shoigú son sirios.

Rusia contrata mercenarios

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, denunció ayer en un vídeo que Rusia «ha decidido contratar a mercenarios contra nuestros ciudadanos. Asesinos de Siria, de un país en donde todo ha sido destruido por los ocupantes, algo por lo que nos están haciendo pasar a nosotros».

Also Read  a pedradas y con clavos para pinchar ruedas

Después de haber negado que en Ucrania estén combatiendo soldados rusos de reemplazo, el portavoz del Ministerio de Defensa, Ígor Konáshenkov, tuvo que reconocer esta semana que sí fueron enviados, pero serán ahora devueltos a sus cuarteles en Rusia. Putin pidió depurar responsabilidades por ello y en Kiev creen que la decisión de llevar sirios a Ucrania pretende suplir el déficit de fuerzas que padece el Ejército ruso.  Al mismo tiempo, Vadim Denisenko, asesor del Ministerio del Interior ucraniano, señaló que «no podemos descartar que los rusos estén preparando un escenario sirio», en referencia al posible empleo de armas químicas por parte de Rusia. Denisenko dijo que «durante las últimas tres semanas, los rusos han estado difundiendo de forma activa historias sobre laboratorios bioquímicos en Ucrania». Se trataría de llevar a cabo un ataque químico y echar la culpa de ello a Kiev.

El escritor y periodista ruso, Andréi Soldátov, especialista en servicios secretos, escribió ayer en Facebook que «Putin, muy enfadado por la marcha de la campaña militar en Ucrania, ha iniciado una purga en el seno del Servicio Federal de Seguridad», el FSB o antiguo KGB. Según su relato, el presidente ruso «la ha tomado con el quinto departamento», el encargado de la inteligencia exterior. El jefe del servicio, Serguéi Beseda y otro responsable más «fueron puestos bajo arresto domiciliario».

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *