Sunday, October 2

«salir de esta crisis no va a ser fácil y no va a ser inmediato»


Víctor Ruiz de Almirón

Madrid
Actualizado:

Guardar

La invasión rusa sobre Ucrania lo ha cambiado todo. Hasta hace unas semanas el Gobierno estaba enfocado en una segunda parte de la legislatura que consolidase la recuperación postpandemia. Pero esa convicción de que la legislatura dejaba atrás sus tiempos más funestos ha saltado por los aires. Pedro Sánchez ha reunido este domingo al Comité Federal del PSOE para aleccionar a su formación con un mensaje claro: «Vienen tiempos duros, la guerra de Putin lo va a hacer todo más duro y más difícil».

El presidente del Gobierno ha pintado un panorama de mucha incertidumbre -«nadie sabe cuánto va a durar la guerra de Putin»- cargando en Moscú la responsabilidad de la guerra y lanzando un mensaje también en clave interna ante las desavenencias dentro de su propio Ejecutivo: «
No ha faltado diplomacia, lo que ha sobrado es agresión. Putin ha roto en Europa los tiempos de paz y de concordia. Sabemos distinguir a un agresor de un agredido, sabemos distinguir cuál es el lado correcto de la historia y jamás nos moveremos de ese lado«, ha dicho Sánchez.

A la vez que ha pedido abandonar «cualquier entusiasmo belicista», Sánchez ha defendido unas sanciones contra la oligarquía rusa y contra Putin «hasta que salga de toda Ucrania» y vuelva a las fronteras internacionalmente reconocidas para la Federación Rusa. El Gobierno está dibujando el ataque de Putin como una ofensiva cuyo objetivo es «debilitar a la UE», que siente como «una amenaza». En este sentido Sánchez ha defendido que el conflicto, al igual que la pandemia, servirá para «revitalizar» la UE y que se ofrecerá
«la mejor versión de Europa» en la respuesta a estos sucesos.

Also Read  The crossroads of Azpilicueta | Today

El plano más urgente en esa «solidaridad» que la UE ofrece a Ucrania tiene que ver con la acogida de los millones de refugiados que se ven obligados a abandonar el país. Y que en primera instancia llegan a los países frontera. En este sentido, Sánchez ha planteado la «disponibilidad» de nuestro país para colaborar entre su reubicación: «Aquí está España para ser el centro de acogida a los refugiados de Ucrania».

«Va a ser largo»

Más allá de la propia contienda bélica, el diagnóstico que hace el Gobierno es que esta guerra abre
«un conflicto existencial» entre la Unión Europea y Rusia que «va a ser largo». En este sentido, Sánchez ha defendido la necesidad de tomar medidas en el ámbito comunitario para que los países miembros no sean rehenes «del chantaje energético de Putin» tras unas décadas en las que «hemos vivido en una suerte de espejismo».

Se abre ahora en el seno de la Unión Europea un debate sobre «importantes transformaciones» que Sánchez ha reconocido que «teníamos que haber hecho en Europa hace ya mucho tiempo». El presidente del Gobierno se ha referido a varias de ellas al referirse a la necesidad de «avanzar en el pacto de migración y asilo», el pacto de seguridad europea o la revisión de las reglas fiscales.

El debate sobre la autonomía estratégica de la UE ya había tomado forma en el último año a cuenta de la pandemia. Y que ahora se ve como una necesidad acuciante, particularmente en el plano energético: «No es posible que en un 40% se aprovisione (la UE) de un país que está poniendo en riesgo la seguridad en Europa». Algo que pasa a juicio del Gobierno por la necesidad, defendida ya antes de esta invasión, por «reformar nuestro mercado energético».

Also Read  Strategic petroleum reserve used to combat high gas prices. we explain

Sánchez asume que esta crisis va a «distraer muchos esfuerzos políticos y económicos en la tarea de la recuperación» y que llega en un momento en que «empezábamos a consolidar la recuperación», anticipando ya sin ninguna duda «un coste que habremos de afrontar entre todos». En este punto ha defendido Sánchez ante los suyos la necesidad de «un Gobierno estable» que prosiga con su agenda reformista. La intervención de Sánchez ha tenido un marcado carácter pedagógico para aleccionar a toda la dirigencia de su partido: «Salir de esta crisis que ha provocado Putin no va a ser fácil y no va a ser de manera inmediata». El Gobierno trabaja ya en un
«Plan Nacional de Respuesta Económica a la Guerra» que mañana va a presentar a los sindicatos y a la patronal en una reunión en La Moncloa. Este plan también será objeto de debate en la próxima Conferencia de Presidentes autonómicos que se celebrará en La Palma el próximo fin de semana.

En clave más domésticas, Sánchez ha querido poner en valor, en mitad de la crisis del PP, que
el PSOE «está devolviendo la estabilidad a España». Y ha vuelto a comprometerse con la idea de no adelantar las elecciones y agotar el mandato al reivindicar que se tienen que celebrar «cada cuatro años». Los socialistas asisten expectantes ante los cambios que se van a producir en el PP. Pero por el momento su discurso hacia ellos es el mismo de siempre. Sánchez hoy ha acusado al PP de practicar «una oposición virulenta, faltona y crispada». Pero a la vez ha apelado a que no lleguen a acuerdos con Vox: «Hay una amenaza que no podemos conjurar solos. Necesitamos que la derecha deje de una vez por todas de coquetear con la ultraderecha en este país», planteando la necesidad de una «solución estructural para frenar las ideas antidemocráticas», recuperando ese planteamiento de que el PP rompa todos sus vínculos con Vox en toda España.

Also Read  Hombre de Pensilvania es acusado de decapitar a su exnovia e intentar desmembrarla tras una discusión

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published.