Sunday, November 27

Sony Bravia XR X90K de 65”, análisis y opinión



El catálogo de Sony de 2022 viene sacudido por numerosos cambios por la incorporación de las tecnologías QD-OLED y Mini LED en las gamas top. Esto sitúa al Sony Bravia XR X90K como punta de lanza de los televisores LED con resolución 4K.

Este año, Sony ha centrado todos sus esfuerzos en implementar las nuevas tecnologías de pantalla, por lo que, en realidad, el Sony Bravia XR X90K evoluciona para situarse a un nivel muy cercano a lo que ofrecía el Sony Bravia XR X95J de 2021 dando un paso adelante en sus prestaciones.

Esto se traduce en prestaciones de primer nivel lideradas por el procesador Cognitive XR de Sony que lo posiciona dentro de la gama alta. Lo más llamativo es que el modelo de 65 pulgadas del X90K ya se puede encontrar en Amazon por 1.699 euros. ¿Merecerá la pena la inversión? Te lo contamos todo en este análisis del Sony Bravia XR X90K y te damos nuestra opinión.

Sony Bravia XR X90K de 65 pulgadas
Dimensiones 145,2 x 83,4 x 7,2 cm (sin peana) | 145,2 x 86,3 x 33,1 cm (con peana)
Peso 24 kg (con peana) / 22,9 kg (sin peana)
Tipo y tamaño de pantalla Full Array Local Dimming LCD VA LED | 65 pulgadas 4K UHD (3.840 x 2.160 píxeles) | 10 bits
Procesador de imagen Sony Cognitive Processor XR
Sistema operativo Google TV con Android 10
Formatos HDR HDR Dolby Vision IQ, HDR 10, HLG
Control por voz Desde el mando a distancia | Google Assistant y Alexa
Sonido Sistema Acoustic Multi-Audio de 4 altavoces (2 woofers + 2 tweeters) con tecnología X-Balanced | 30 W RMS | Dolby Atmos | DTS Digital Surround
Conexiones 4 x HDMI (2 x HDMI 2.1) | 2 x USB tipo A (1x grabador HDD) | LAN | Salida óptica digital | CI | Coaxial TDT | Satélite | WiFi 5 (802.11 ac) | Bluetooth 4.2 | AirPlay 2 | Chromecast integrado
Precio 1.699 euros

Resumen del análisis del Sony Bravia XR X90K de 65” por apartados:

Estilo atemporal y sostenible para el medio ambiente que viene con dos mandos

Empezamos este análisis del Sony Bravia XR X90K hablando de un diseño que se mantiene prácticamente intacto con respecto al Bravia XR X90J que analizamos hace un año, conservando los detalles estéticos que se han convertido ya en seña de identidad de los televisores de Sony.

El plástico reciclado SORPLAS gana en presencia dominando toda la trasera con el icónico diseño de cuadros que ya lucía el modelo de 2021, con el que la marca ha conseguido reducir un 60% el uso de nuevos plásticos con respecto a 2018.

El hecho de utilizar plásticos de posconsumo no juega en contra de su calidad ya que los materiales de construcción siguen teniendo ese tacto rugoso de estética industrial que transmite solidez y resistencia.

Estamos ante un televisor FALD (Full Array Local Dimming) que ubica todo el sistema de iluminación directa tras el panel, haciendo que el televisor tenga un aspecto algo más grueso de lo habitual.

En cualquier caso, Sony suaviza el impacto visual añadiendo una curva en todo el perímetro para terminar en un perfil de 15 mm que protege todo el perímetro de la pantalla dejando un frontal diáfano en el que la protagonista es la pantalla.

La pantalla se sustenta sobre dos patas laterales muy reducidas con don forma de Y inversa que permite un montaje rápido y sencillo con tres posiciones diferentes en las que se pueden situar estas patas en una posición más centrada para adaptarse en los muebles más pequeños, o más hacia los extremos para dejar espacio para una barra de sonido.

Además, para no tapar el sensor de luz y el LED de estado, las patas pueden elevarse para que la barra de sonido se acomode bajo la pantalla permitiendo acceder más cómodamente al único botón físico del televisor que permite navegar por las funciones básicas sin necesitar el mando a distancia.

Si en estética no encontramos muchos cambios, la conectividad no va a ser diferente. En la trasera encontramos los mismos puertos que en la generación anterior agrupados en vertical con una orientación lateral que facilita su conexión incluso cuando se utilizar el soporte VESA para instalarlo en la pared.

Entre sus conectores encontramos:

  • 2x USB de tipo A (1x grabador HDD)
  • 4 x HDMI (2x HDMI 2.1).
  • Ethernet
  • Salida óptica digital.
  • Coaxial TDT y satélite.
  • Tarjeta CI

La conectividad se completa añadiendo soporte para WiFi 5 y Bluetooth 4.2, además de contar con un Chromecast integrado y soporte para AirPlay 2. Paso atrás en la gestión de cables en la Sony Bravia XR X90K, inexistente en este modelo, que deja totalmente libres los cables colgando de los conectores hacia la trasera del mueble.

Sony continúa el camino en la renovación de sus mandos, y va abandonando poco a poco el diseño absurdamente largo a favor de los nuevos mandos mucho más compactos y manejables.

En realidad, se mantiene prácticamente la misma distribución y facilidad de uso, pero se eliminan por completo los botones numéricos dejando un mando mucho más reducido. De hecho, me ha sorprendido porque el X90K que hemos recibido no incluye uno sino dos mandos.

Ignoro si esto es algo limitado a las unidades de prueba que está enviando la marca, o se incluirán también en los modelos que lleguen a las tiendas.

Mientras el mando principal conserva ese estilo minimalista de los mandos tradicionales, el segundo es mucho más “noventero” en su distribución y tacto priorizando la practicidad a la hora de configurar el televisor manteniendo los botones numéricos, los botones de color y los de reproducción.

En el mando principal es más austero en botones y se mantienen los accesos directos a las plataformas de Netflix, Prime Vídeo, Disney+ y YouTube.

A diferencia del secundario, el mando principal integra un micrófono con el que se invoca el asistente por voz de Google o Alexa, que reconoce los comandos únicamente mientras se mantiene presionado. Ninguno de ellos cuenta con sistema de retroiluminación en los botones.

Todo lo que esperas en un LED de gama alta punto por punto

El Sony Bravia XR X90K se beneficia de los cambios de tecnología en los modelos de gama alta posicionándose como el modelo más avanzado en el segmento de los televisores LED con resolución 4K.

Esto significa que, a grandes rasgos, el Bravia XR X90K de 2022 hereda la mayoría de prestaciones que encontrábamos en el Bravia XR X95J del año pasado, lo cual supone un importante paso adelante en prestaciones.

En concreto, Sony ha apostado por un panel TRILUMINOS 4K UHD (3.840 x 2.160 píxeles) de 65 pulgadas con tecnología VA y sistema de matriz completa LED de iluminación directa con atenuación local o FALD (Full Array Local Dimming).

El soporte HDR cubre los estándares de Dolby Vision apoyado por el sensor de luz integrado, HDR10 y HLG. Más que suficiente para cubrir la oferta de contenidos de las principales plataformas que utilizan estos formatos.

En su interior encontramos el procesador Cognitive XR de Sony, que vuelve con algoritmos más afinados con los que se mejora la representación de las imágenes para hacerlas más natural para el ojo humano potenciando o atenuando los planos y elementos de cada fotograma para mejorar la percepción de profundidad.

La entrega de brillo y el contraste suben un nuevo escalón con unos negros profundos, aunque el panel no está exento de una leve contaminación lumínica (blooming) que aparece al mostrar un punto muy luminoso sobre un fondo negro. Como es el caso de los subtítulos, por ejemplo.

Nuestras pruebas han revelado que la pantalla utiliza 54 zonas de atenuación en una disposición de 6×9. Esto supone menos zonas de atenuación y un mayor tamaño de las mismas, complicando la gestión del contraste.

En cualquier caso, el procesador Cognitive XR hace gala de un excelente control sobre estas zonas minimizando los inevitables halos que se generan al mostrar en estos supuestos extremos. Sin embargo, su comportamiento es más que bueno con contenido real y otras situaciones menos exigentes logrando unos negros intensos.

Sony mantienen su habitual fidelidad en la calibración de los colores de este panel orientándola a obtener los mejores resultados en contenidos cinematográficos. Buen ejemplo de ello es la presencia de perfiles de color calibrado para Netflix, Cine, IMAX Enhanced y los dos modos de imagen de Dolby Vision para estancias oscuras o brillantes.

La buena entrega de brillo que proporcionan los paneles LED hace que el Sony Bravia XR X90K sea un modelo perfecto para habitaciones muy luminosas ya que se mantiene la viveza de los colores en todos los escenarios de luz.

Sin embargo, no nos ha gustado el tratamiento antirreflejos de la pantalla, que no hace un buen trabajo dispersando los reflejos de los puntos de luz o ventanas cercanas. Tampoco cuenta con filtro X-Wide, por lo que pierde algo de contraste e intensidad cuando se mira la pantalla desde una posición lateral.

Una de las fortalezas de la tecnología LED, además de unos niveles de brillo superiores, es la rapidez que ofrecen los paneles, lo cual los hacen muy adecuados para ver deportes, para jugar o para representar escenas con mucha acción. Esto, con un Mundial de fútbol a las puertas, es un punto a tener en cuenta.

El panel de 10 bits y 120 Hz nativos aporta una buena base para la gestión del movimiento mostrando una progresión fluida sin que aparezcan artefactos ni mostrando una grave penalización en la iluminación general.

Sony ha etiquetado el Sony Bravia XR X90K con la denominación Perfect for PlayStation 5 esto implica un mejor aprovechamiento de las funciones nativas de la consola de Sony en este televisor.

El Bravia XR X90K solo ofrece soporte HDMI 2.1 en dos de sus cuatro puertos HDMI. Esto significa que solo en ellos se aprovechan las prestaciones de las consolas de nueva generación y los últimos PC gaming equipados con GPUs Nvidia RTX para desbloquear los modos de baja latencia (ALLM), tasa de refresco variable (VRR) y HDR.

Al activar el modo Juego, el televisor detecta automáticamente los dispositivos de juego conectados, apagando las ayudas para mejorar la latencia de entrada hasta situarla en unos 17 ms.

Cuando se conecta una PS5, el televisor se comunica con la consola reconociendo el tipo de contenido, diferenciando si está ejecutando un juego o está reproduciendo una película para cambiar el perfil de imagen más adecuado para el contenido cinematográfico.

Esta comunicación entre la consola y el televisor no es para nada habitual en otros televisores y, al ser un dispositivo de juegos, lo normal es que se active el modo Juego independientemente del tipo de contenido que se reproduzca en la PS5, por lo que, si acostumbras a ver Netflix en la consola estarás viéndolo con el perfil de color equivocado.

Google TV se mantiene en forma con todas las apps de contenido

Sony continúa apostando por Google TV como base para su plataforma de Smart TV. En esta ocasión la nueva generación de televisores llega equipado con Android 10.

La nueva versión mantiene la misma estructura de menús y contenidos, agrupando las novedades y recomendaciones de cada una de las apps de los servicios de streaming instalas en la pantalla Inicio.

Google TV mantiene la fortaleza de contar con el respaldo de la tienda de aplicaciones de Google como repositorio de apps. Esto proporciona a los televisores Sony la facilidad para acceder a un enorme catálogo de apps de todo tipo, juegos y servicios.

La configuración de los ajustes del televisor mantiene la comodidad habitual de los televisores Sony gracias a la Barra de ajustes rápidos que aparece en el tercio inferior de la pantalla permitiendo cambiar los perfiles de imagen y sonido de forma rápida y sin interferir demasiado en el contenido que se muestra en pantalla.

Google TV hace posible una amplia conectividad con otros dispositivos del hogar, no solo reproductores o decodificadores con los que se integra para controlarlos desde el mando del televisor, sino también con smartphones o tabletas mediante el Chromecast integrado o con dispositivos integrados en escenas de Google Home o HomeKit de Apple.

El Sony Bravia XR X90K integra la plataforma de contenido en streaming Bravia Core exclusiva de Sony que permite disfrutar de contenidos en calidad IMAX con una mayor tasa de datos para exprimir al máximo el potencial del televisor.

Tímido avance en potencia de sonido que no llega a la gama alta de 2021

El sonido es uno de los apartados que más han mejorado en la nueva generación del Sony Bravia XR X90K de 2022.

En esta ocasión Sony ha apostado por implementar un sistema Acoustic Multi-Audio que entrega una potencia total de 30 W.

Este sistema está formado por 4 altavoces distribuidos por la pantalla con 2 woofers de rango completo y 10 W por canal que llevan todo el peso de las frecuencias medias y bajas, mientras que en los extremos superiores se ubican 2 tweeters de 5 W por canal que gestionan las frecuencias más agudas.

Estos altavoces cuentan con un diseño de cono asimétrico tipo X-Balanced que mejora la respuesta de la membrana a la hora de reproducir un mayor rango de frecuencias minimizando las distorsiones.

El resultado es un sonido de muy buena calidad para tratarse de un televisor de estas características, en el que el audio y los diálogos se mueven de forma coherente por la pantalla aportando direccionalidad y un sonido más natural.

No podemos decir que estemos ante un sistema que emule un sonido envolvente, pero sí amplía la escena sonora que se genera frente al espectador.

Obviamente para obtener un sonido más envolvente y cinematográfico lo ideal es apostar por una barra de sonido o sistema de audio envolvente, pero la calibración del sonido permite adaptar de forma eficiente el audio del televisor a la estancia entregando un sonido equilibrado que será más que suficiente para ver programas de TV.

Evolución en prestaciones para ocupar el trono de los LED 4K

Llegamos al punto final de este análisis del Sony Bravia XR X90K que no se presenta como una revolución en cuanto a prestaciones, sino más bien como una evolución del modelo anterior que adopta características presentes en la gama alta del año pasado.

Al sentarse frente a este modelo no hemos podido evitar la sensación de encontrarnos ante el X90J que analizamos el año pasado. Pero poco a poco afloran pequeños detalles que indican la evolución del modelo.

Lo que menos se aprecia la mejora a simple vista es en la calidad de imagen. El gran cambio que aportó el procesador Cognitive XR en la generación anterior contrasta con el afinado en los algoritmos que aportan mejoras sutiles en el escalado de contenidos a 4K o en la mejora en la representación del color.

Sigue pesando como una losa la falta de soporte para HDMI 2.1 en todos los HDMI, lo que deja a la marca nipona en clara desventaja con respecto a marcas como LG o Samsung que ya ofrecen las bondades de este estándar en todos sus HDMI.

Smart TV LED 4K UHD X90K con HDR, IMAX, Dolby Vision, sonido Dolby Atmos y Modo Netflix Calibrated. Tiene sonido bien dimensionado con una potencia de 30 W.

El Sony Bravia XR X90K de 65 pulgadas llega con un precio oficial de 1.999 euros, pero ya se puede encontrar en algunas tiendas por 1.699 euros.

Una de sus bazas es haber sido uno de los modelos que más rápido ha llegado a las tiendas. Esto hace que ya se encuentren rebajas en su precio frente al de sus principales rivales como el Samsung QLED Q80B de 2022 que llega con un precio de 1.744 euros.

Also Read  AMD strengthens its offensive by launching its best gaming processor: the Ryzen 7 5800X3D with 3D V-Cache technology

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *