Monday, November 28

Tensión en Córcega por el asesinato del icono del terrorismo independentista



Actualizado:

Guardar

Córcega vive una tensión política y social sin precedentes en las dos últimas décadas tras la muerte en prisión del terrorista Yvan Colonna, encarcelado por asesinar en 1998 al prefecto de la isla, Claude Erignac. Colonna falleció tras ser apaleado y estrangulado durante veinte minutos por un yihadista procedente de Afganistán, sin que los responsables de la prisión detectasen la agresión. Murió esta semana, tras haber pasado veinte días en coma. La noticia provocó manifestaciones y disturbios con decenas de heridos en la isla que han obligado a reaccionar al Gobierno de París.
Macron se ha mostrado dispuesto a conceder algunas de las reclamaciones nacionalistas.

El origen de este drama está fechado el 6 de febrero de 1998, cuando un terrorista asesinó de un disparo en la nuca a Claude Erignac, el prefecto de Córcega, la máxima autoridad de una provincia en Francia.

Este atentado, sin precedentes en el país vecino desde la Segunda Guerra Mundial, provocó una conmoción en la política gala y sobre todo en la isla. Se acusó del asesinato a Colonna, un pastor vinculado a los movimientos nacionalistas violentos. En algunos medios se consideró que un crimen político tan importante fue cometido con la intención de poner fin a las disputas entre los diversos movimientos terroristas corsos, enfrentados entre ellos en eternos ajustes de cuentas, en la creencia de que un atentado de tal entidad otorgaría un liderazgo inmediato a sus responsables.

Cadena perpetua

Colonna y sus dos cómplices, Alain Alessandri y Pierre Ferrandi, defendieron su inocencia pero fueron condenados a cadena perpetua y enviados a cumplir la pena a la metrópoli. Colonna, en prisión desde 2003, ingresó en el centro de Arlés, cerca de Marsella.

Also Read  Biden arenga a las tropas de EE.UU. desplazadas en Polonia

Las investigaciones policiales que se llevaron a cabo en Córcega acabaron afectando a ETA, que siempre había estado próxima a los violentos corsos. En abril de 1998 fue detenido en la isla Sabino Euba, Pelopintxo, quien en los 80 había llegado a dirigir las finanzas de la banda y se había refugiado en Ajaccio con el apoyo del
nacionalista violento Marcel Lorenzoni. De la misma manera, la investigación judicial fue llevada a cabo por la juez Laurence Levert.

El pasado 2 de marzo, Colonna coincidió en el gimnasio de la cárcel con Frank Elong Abé, un camerunés que posee la nacionalidad francesa y que fue detenido en Afganistán por las tropas norteamericanas acusado de militar en Al Qaida. En 2014 fue entregado a Francia. Ambos estaban entrenando con pesas cuando el yihadista atacó con una violencia inusitada al corso. Le apaleó durante veinte minutos, intentó estrangularle y saltó varias veces sobre su tráquea. Este ataque se produjo sin que los vigilantes de la prisión lo detectasen. Elong Abé ha declarado que agredió a Colonna por blasfemo.

Macron y ha anunciado una investigación para determinar por qué no funcionaron las medidas de seguridad y el motivo por el que se dejó a la víctima con el islamista

La inacción de los guardias ha provocado un fuerte debate en Francia. Macron ya ha anunciado una investigación para determinar por qué no funcionaron las medidas de seguridad y cuál fue el motivo por el que se dejó a Colonna con el islamista, que ya había provocado problemas en otras prisiones por su comportamiento violento.

Colonna falleció el lunes pero los disturbios en Córcega comenzaron poco después de conocerse la violenta agresión. Tras varias noches de ataques a policías y edificios institucionales, el presidente francés comenzó a realizar concesiones para aplacar la tensión. Una de las primeras fue retirar el estatuto de preso peligroso a los dos cómplices de Colonna y anunciar su traslado a una prisión de la isla. El Ejecutivo galo también ha mostrado su disposición a retomar antiguas conversaciones sobre el estatus legal de la autonomía en la isla y el uso de la lengua corsa.

Also Read  At least 14 civilians die in a new attack by militants in the Democratic Republic of the Congo

Una figura referencial

Colonna era una figura referencial en Córcega, donde la asamblea local tiene una mayoría nacionalista. El principal político independentista, Gilles Simeoni, el más votado en la isla, fue su abogado. Tras conocer su muerte, condenó el ataque y volvió a defender la inocencia de su cliente. El expresidente de la Asamblea corsa, Jean Guy Talabani -quien en 2018 se negó a acudir a un homenaje a Erignac- ha apoyado los movimientos de protesta de los jóvenes y ha acusado a París de inacción.

Una de las voces que ha alertado de la situación corsa es Christian Lorenzoni, hermano del histórico dirigente nacionalista ya fallecido Manuel Lorenzoni. Ha asegurado que tiene «un mal presentimiento» una vez que las revueltas en las calles han conseguido concesiones del Ejecutivo de Macron, lo que hasta ahora no habían podido hacer los políticos. Lorenzoni ha mostrado su preocupación por el hecho de que los disturbios estén protagonizados por jóvenes que no conocieron los años de plomo corsos «y que no tienen la noción del peligro».

Ver los
comentarios


www.abc.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *