Sunday, August 14

vivo X80 Pro, análisis y opinión



No podemos hablar de vivo como de una recién llegada al mercado en nuestro país. Lo cierto es que ya lleva unos meses entre nosotros y hemos analizado tanto modelos de gama algo modesta -como el vivo Y20s-  o el V23 5G, que nos encantó por sus posibilidades fotográficas.

Sin embargo, lo que no habíamos tenido era un gama premium, uno que compitiera contra los mejores del mercado y el vivo X80 Pro que analizamos a continuación ha llegado para poner las cosas difíciles a esos reyes de la gama TOP.

Sigue leyendo esta review porque te contamos nuestra opinión tras una semana de uso y, sobre todo, vas a ver muchos ejemplos del apartado en el que mejor se desenvuelve: el fotográfico.

  vivo X80 Pro
Pantalla Panel AMOLED de 6,78″ | Resolución de 3.200 x 1.440 píxeles | Refresco de 120 Hz con tecnología LTPO
Procesador Snapdragon 8 Gen 1
Memoria RAM 12 GB LPDDR5
Almacenamiento 256 GB UFS 3.1
Cámara principal Principal de 50 Mpx GNV f/1.57 OIS | Gran angular IMX 598 de 48 Mpx | 2x de 12 Mpx IMX 663 con estabilización | Telefoto 5x de 8 Mpx OIS
Cámara frontal 32 Mpx OIS
Batería 4.700 mAh | Carga de 80 W, cargador incluido | Carga inalámbrica de 50 W
Sistema operativo Android 12 + FuntouchOS 12
Dimensiones y peso 164,5 x 75,3 x 9,1 mm | 219 gramos
Precio 1.199 euros

Apartados del análisis del vivo X80 Pro:

Premium lo mires donde lo mires con una trasera que llama la atención

Vamos a empezar hablando del diseño y sí, salta a la vista que vivo quiere que te fijes bien en las cámaras porque han puesto un módulo enorme en la trasera

De hecho, en alguna que otra quedada con amigos estos días, al sacar el teléfono siempre había alguno que decía lo de “vaya cámara, ¿no?”. 

Además de ocupar una gran porción de la trasera, este módulo también sobresale lo suyo, pero lo bueno es que, al dejarlo en una mesa no va a desequilibrar el móvil. Otro tema es la estética de ese módulo circular dentro del módulo cuadrado que deja fuera la cámara periscópica.

Que sí, que tiene sentido que la periscópica esté ahí porque necesita un espacio que no tiene en otro sitio, pero a nivel estético puede ser un poco… extraño.

Pero bueno, en la caja viene una fundita que es bastante llamativa, pero que al final protegerá lo justo ante caídas. Viene para proteger la trasera… y poco más.

Y, sinceramente, lo he llevado sin la funda porque me encanta el tacto del cristal con acabado mate y texturizado. Es muy agradable en la mano, se funde bien en una curvatura con los laterales de aluminio y tiene un tacto sedoso que se siente genial en la mano. 

No se quedan las huellas (al contrario que en el módulo de cámaras, que tiene acabado brillante y es un imán) y se nota que vivo pone mucho empeño en el diseño, ya que el conjunto es extremadamente elegante.

En el lateral derecho tenemos los botones a una buena altura y en el marco superior tenemos la inscripción ‘Professional Photography’ junto a un emisor de infrarrojos.

Como digo, es un móvil premium lo mires por donde lo mires, y esto es algo de lo que te das cuenta en cuanto tienes la caja entre manos. No solo viene el cargador de 80 W, sino que también incluye unos auriculares por cable que, oye, son sencillitos pero ahí están.

Más allá de que me parezca bonito y atractivo, tengo que decirte que es un móvil apto solo para amante de los formatos grandes. Pesa 219 gramos y es… pues eso, bastante grande. En la mano me ha resultado cómodo, pero en el bolsillo se nota.

Pantalla genial para consumir contenido, pero lo que más me ha gustado es el sensor de huella

Si pasamos a la pantalla, tenemos un pantallón, pero lo que más me ha gustado es el sensor de huellas. Esto no es una broma en absoluto, ya que no solo ofrece una muy buena experiencia desbloqueando el terminal, sino que también tiene unos atajos a apps que se agradecen un montón.

Para empezar, es un sensor ultrasónico, lo que significa que no hay una cámara bajo la pantalla como pasa con los sensores ópticos. Los ultrasónicos, por ejemplo, los vemos en los móviles más TOP de Samsung y funcionan de manera muy fiable.

Pero, además, es que la zona de reconocimiento es, creo, la mayor que he visto en un móvil, tanto que permite una subdivisión para desbloquear el teléfono y tener hasta dos atajos a aplicaciones. Como digo, es útil, es rápido y la experiencia ha sido fantástica.

Por si lo prefieres, tienes desbloqueo facial con la foto de Google y es un sistema muy rápido y complementario, aunque con una seguridad más justita porque no es un escaneo 3D del rostro.

Also Read  Automation: digital transformation from the ground up

Pero bueno, si hablamos de la pantalla como tal, tenemos lo que podríamos calificar como el estándar de esta gama premium. 

Tiene 6.78″, el refresco es de 120 Hz, es compatible con HDR10+ y tiene un brillo de unos 1.000 nits. Además, la tecnología es LTPO, por lo que el refresco se ajusta dinámica e inteligentemente a lo que se muestra en pantalla para ofrecer una mejor experiencia de usuario y ahorrar batería.

La resolución WQHD+ tampoco falta a su cita con sus 3.200 x 1.440 píxeles y, como ves, parece una lista de especificaciones que había que cumplir para tener un móvil TOP… y vivo la ha rellenado punto por punto.

Dicho esto, la experiencia con el panel es muy buena a la hora de consumir contenido. El brillo es más que adecuado en cualquier situación y el sistema de brillo automático funciona bien, tienes varias opciones para personalizar el panel y sus colores, el modo de pantalla siempre encendida funciona sin problema y he disfrutado mucho tanto jugando como viendo vídeos.

Además, esta pantalla está apoyada por un sistema de sonido estéreo que me ha parecido a la altura del precio, pero debes saber que el altavoz principal y el que tenemos en el auricular de llamadas no tienen la misma potencia, ya que el principal -inferior- se escucha ligeramente más alto y con unos graves más profundos.

Como buen panel AMOLED, los ángulos de visión son muy buenos, pero lo que no me ha entusiasmado demasiado es la curvatura de la pantalla

No es tan exagerada como en otros móviles, pero parece que un móvil de gama alta debe, por narices y a no ser que sea un iPhone, tener unos laterales curvados.

He tenido algunos toques accidentales a la hora de hacer fotos y, además, están los famosos y perennes contornos sombreados en contenido con fondo blanco, como en WhatsApp, Twitter o una página web.

Un Snapdragon 8 Gen 1 para lo bueno y para lo malo y con un software que va a dar de qué hablar

Y si la pantalla es una hoja de especificaciones que había que cumplir, en el interior tenemos más de lo mismo. El SoC es el Snapdragon 8 Gen 1, un procesador sobradamente conocido tanto por su potencia como por lo que se calienta en situaciones de estrés.

En este sentido, en los test sintéticos tenemos una muy buena puntuación y sí, no solemos hacer caso a este tipo de test, pero nos indican que el rendimiento no está recortado en GPU (como sí podemos sospechar del Xperia 1 IV, por ejemplo).

vivo X80 Pro Sony Xperia 1 IV Honor Magic 4 Pro Xiaomi 12 Pro realme GT 2 Pro RedMagic 7 Galaxy S22 Ultra
Procesador Snapdrgon 8 Gen 1 Spandragon 8 Gen 1 Snapdragon 8 Gen 1 Snapdragon 8 Gen 1 Snapdragon 8 Gen 1 Snapdragon 8 Gen 1 Exynos 2200
Geekbench 5 Single 1.241 1.105 918 1.130 1.262 1.235 1.157
Geekbench 5 Multi 3.281 2.740 3.197 3.411 3.492 3.841 3.664
3D Mark Wild Life Resultado máximo 8.578 | 51,40 fps 10.123 | 60.60 fps 7.160 | 42,9 fps 9.903 | 59,3 fps 10.160 | 60,8 fps 7.164 | 42,9 fps
PC Mark 9.648 11.308 13.132 13.115 12.936 12.598 15.501
AnTuTu 974.033 729.284 961.300 1.023.789 1.043.833 892.692

El rendimiento sostenido en el test de estrangulamiento térmico está bien, aunque como es habitual, notamos una bajada de rendimiento al 80% tras 6 minutos de prueba. Es un test extremo que lleva el SoC al máximo y eso va a ser complicado replicarlo en el día a día… excepto que te pongas con Genshin Impact.

En el juego de Mihoyo notamos ese estrangulamiento cuando llevamos unos 25 minutos de juego con los parámetros al máximo. Puede sonar mal, pero lo cierto es que vivo ha introducido un buen sistema de disipación capaz de calmar la potencia del SoC. 

Ya digo, las aplicaciones con las que he sentido estrangulamiento han sido Genshin a tope, el test sintético y Diablo Inmortal cuando estás en la ciudad. Por lo demás, el rendimiento es excelente.

vivo X80 Pro Sony Xperia 1 IV Honor Magic 4 Pro Xiaomi 12 Pro realme GT 2 Pro Galaxy S22 Ultra
Escritura secuencial 411 MB/s 633,70 MB/s 591,65 MB/s 655,9 MB/s 579,08 MB/s 362,1 MB/s
Lectura secuencial 1,31 GB/s 1,39 GB/s 1,36 GB/s 824,21 MB/s 1,06 GB/s 1,19 GB/s
Escritura aleatoria 25,86 MB/s 25,68 MB/s 34,74 MB/s 29,23 MB/s 29,69 MB/s 33,73 MB/s
Lectura aleatoria 23,61 MB/s 21,98 MB/s 27,66 MB/s 22,87 MB/s 24,84 MB/s 20,74 MB/s
Velocidad de copia en memoria 9,99 GB/s 14,06 GB/s 12,48 GB/s 12,36 GB/s 14,09 GB/s 14,90 GB/s

Y algo que me ha encantado es el software tanto por lo fluido que va como por las opciones de personalización. En serio, es impresionante todo lo que Funtouch 12 tiene que aportar a un usuario que quiera personalizar todos los elementos estéticos del teléfono.

Vas a poder elegir entre varias animaciones de carga, de conexión de USB, de encendido y apagado de la pantalla, del desbloqueo tanto facial como por huella, temas, la parrilla de iconos… en definitiva, muchísimos parámetros para que lo dejes como quieras.

De hecho, puedes desactivar todas estas animaciones para que el software nos arroje esa sensación de… “eléctrico” que teníamos con OxygenOS en su día. En este sentido, muy bien, vivo.

Una autonomía normalita que se ve potenciada por la carga de 80 W

El Snapdragon 8 Gen 1 asegura potencia, pero también es un chip muy poco eficiente a nivel energético, así que eso se traduce en una autonomía bastante justita para los móviles.

En China, el vivo X80 Pro monta el Dimensity 9000 y me habría encantado que llegara a occidente con ese SoC, pero no ha podido ser y, bueno, si te preocupa la autonomía, debo decirte que sus 4.700 mAh no se portan nada mal. Teniendo en cuenta lo que consume el SoC, claro.

En mi día a día con redes sociales, navegación web, mucho YouTube, uso de cámara y mucho uso del correo, he tenido entre 4:01 horas y 4:53 horas. No es mucho, pero vas a llegar al final del día sin problema.

De hecho, un finde que no usé la cámara y que puse pausa en las notificaciones de Gmail, llegué a las 6:35 horas de pantalla, una muy buena cifra. 

Pero vaya, en el día a día normal para mi, entre 4-5 horas de pantalla.Ahora bien, la carga está realmente bien gracias al cargador de 80 W que viene en la caja y que permite tener el 50% en 16 minutos con un 100% en 40 minutos.

Tienes carga inalámbrica inversa para cargar otros dispositivos y puedes comprar el cargador inalámbrico de 50 W de vivo, ya que soporta esa velocidad. Así que, buena autonomía (correcta, al menos, y sin sobresaltos por bugs) con una muy buena carga.

Las cámaras son la joya de la corona de vivo con una óptica Zeiss y una potente cámara de retrato

Hasta ahora hemos visto que tenemos un móvil TOP entre manos, pero si hay algo que destaca en el terminal, y a lo que vivo está dando mucha importancia, es el sistema de cámaras.

Este es uno de esos dispositivos en los que hay que hablar tanto de los sensores, como hacemos siempre, como de las lentes. Vamos a empezar por esto último porque es interesante.

Mucha gente no sabe que las lentes de las cámaras de los móviles son de plástico y no de cristal, como sería lo óptimo. Esto se hace porque, al final, se tiene que miniaturizar todo y es muy complicado meter 6, 7 u 8 elementos en forma de lente en un espacio tremendamente limitado.

Bien, incluso móviles de gama premium tienen estas lentes de plástico, pero hay modelos como el Oppo Find X5 Pro o este vivo X80 Pro que tienen una de esas lentes de cristal. En el caso del vivo, como nos explicaron sus responsables, se trata de la lente más externa del objetivo para el sensor principal.

Está creada por Zeiss y tiene una serie de características que la compañía alemana impregna en sus lentes para mejorar el contraste, minimizar los destellos y, en definitiva, permitir que la luz entre de la mejor manera posible en el sensor.

Las demás lentes, sí, son de plástico. Pero bueno, dicho esto, vamos a repasar un poco la app antes de pasar a las muestras. Para empezar, es de lo más intuitiva y he encontrado todas las opciones donde se espera, pero además tiene un montón de cositas extra que a los más creativos os va a alegrar el día.

Hay varios modos de color que son simples filtros de imagen, esos que hay en cualquier móvil, pero también hay una serie de filtros y modos de Zeiss que son muy chulos para ciertas fotos, tenemos HDR automático que funciona bien y un modo de procesado de Zeiss que nada tiene que ver con los filtros, sino con eso, con el procesado de la foto.

Da un color más realista, o más cercano a lo que estamos viendo, sin saturar tanto elementos como los verdes o azules. Sobre todo, he notado que el procesado nativo del vivo satura muchísimo los azules y en la mayoría de situaciones prefiero tirar con ese procesado de Zeiss que, en mi opinión, es más bonito.

Si nos vamos a los ejemplos, el sensor principal es un 50 megapíxeles ISOCELL GNV de Samsung que tiene un buen tamaño de sensor y cuenta con unas lentes de 23 mm f/1.6. Se porta genial en cualquier situación, incluso en interiores con una luz regulera y de noche.

He notado, eso sí, que en algunas situaciones complicadas con farolas (y con el cristal perfectamente limpio, claro) hay algunos destellos. Pero bueno, ya digo que no es en todas las situaciones.

El gran angular es un 48 megapíxeles f/2.2 que también hace un muy buen trabajo con las líneas y el control de la aberración cromática. Me ha gustado de noche y creo que es un angular perfecto para los que sois más creativos que yo, que hago un uso muy básico de este tipo de lentes.

Lo que sí he aprovechado es el 2x con estabilización tipo “gimbal” de vivo. Básicamente es un sistema muy avanzado de estabilización que funciona genial tanto en foto como en vídeo porque “clava” la imagen en cuanto estamos un poco quietos.

Tiene una apertura f/1.9 y se porta muy, muy bien en baja luz pese a que el sensor no es demasiado grande. Si llegara a tener un sensor como el principal, podríamos hablar de la mejor cámara retratera en un teléfono, ya que con las condiciones actuales ya es muy, muy buena.

El procesado mantiene las texturas de la piel, ya digo que en condiciones complicadas se porta genial y, además, gracias al procesado podemos elegir la apertura para conseguir distintas profundidades de campo una vez hayamos tomado la foto.

Se porta, como digo, genial en retrato, pero también en vídeo. Y luego tenemos el teleobjetivo, que es quizá el que más me ha decepcionado del conjunto de cámaras. Es un 8 Mpx con apertura f/3.4 y tienes estabilización óptica para un 5x. Hasta aquí, bien.

El problema es el que tienen este tipo de sensores 5x, que son pequeñitos y, con un tamaño de 1/4.4″, la cantidad de luz que entra es bastante justa. El píxel es grande, pero al final el tamaño del sensor condiciona mucho y no vas a poder sacar fotos buenas en cuanto la luz no sea óptima.

Además, noto que las texturas están algo lavadas cuando amplío la foto al 100% y se nota que, en este sentido, Samsung con su procesado sigue llevando la delantera, dejándote hasta un 30x digital con una calidad excelente mientras que el resto de fabricantes siguen un pasito por detrás.

En el frontal tenemos un 32 megapíxeles que me ha gustado. Tiene buenos colores, buen procesado y una buena gestión tanto de texturas como de nitidez. Además, creo que gestiona bastante bien el HDR, algo que siempre es de agradecer.

Y si algo me ha flipado es el vídeo. Para empezar, tienes vídeo a 4K en todas las cámaras, incluida la frontal, pero también tienes un montón de opciones tanto creativas (con simulación de película incluida) como funcionales para aprovechar.

La estabilización es muy buena y tienes tanto el nivel estándar gracias a las ópticas como dos niveles digitales (que te recomiendo no usar, ya que la óptica es buena). Tienes un montón de ayudas a la hora de gestionar la cuadrícula o el nivel y hasta tienes una función de teleprompter para grabarte con la cámara frontal y contar algo.

Eso me ha alucinado y no entiendo por qué no está en más teléfonos. También hay un modo cinematográfico, como el del iPhone 13 y otros teléfonos, que aplica un desenfoque de fondo a lo que elijamos y que funciona de manera correcta cuando hay muy, muy buena luz, pero cuando esta escasea, la cosa se pone complicada.

Y, al final, lo que tenemos es un conjunto de cámaras en el que no sobra ninguna y todas tienen algo que aportar. Esto, junto a un procesado que nos da bastante libertar, configura un apartado espectacular.

El gama TOP que necesitaba el mercado para no dormirse en los laureles

Llegamos al final del análisis del vivo X80 Pro y el resumen es que, seguramente, no sabías que este móvil existía, pero es de los mejores gama premium Android que hay en el mercado.

La experiencia de usuario es excelente gracias tanto al hardware como al software, con un Android 12 junto a la capa de personalización que hace honor a su nombre -Funtouch- permitiéndote toquetear un montón de parámetros para que dejes el móvil como quieras.

Es un móvil con un diseño que está a la altura del precio, con una pantalla y altavoces fantásticos para ver contenido y con unas cámaras que rivalizan con las de cualquier otro móvil de la competencia.

El telefoto 5x, quizá, es el elemento más flojo y en el que hay que trabajar más tanto en tamaño de sensor como en procesado, pero el resto de objetivos y sensores te van a permitir llevar el móvil a cualquier sitio y disfrutar tanto de la fotografía como del vídeo.

Queda año por delante y falta ver los nuevos iPhone, lo que prepare Huawei, tener el Xiaomi 12S Ultra e incluso los Pixel 7, pero desde luego, y por lo visto hasta ahora, sin duda este vivo X80 Pro va a ser uno de los candidatos a móvil Android del año.

Leave a Reply

Your email address will not be published.